Se pedirá volver a la aplicación del acuerdo de 1999

García-Margallo viaja a Londres para frenar la prohibición a los pescadores en Gibraltar

El ministro de Exteriores ha avanzado en estos días que reivindicará ante su homólogo, William Hague, el "derecho" de los pescadores españoles a pescar en unas aguas que España considera propias, ya que no se cedieron por el Tratado de Utrecht de 1713.

García-Margallo viaja a Londres para frenar la prohibición a los pescadores en Gibraltar
García-Margallo viaja a Londres para frenar la prohibición a los pescadores en Gibraltar

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quiere acordar este martes con su colega británico, William Hague, un llamamiento al Ejecutivo de Gibraltar para que permita faenar en las aguas en torno al Peñón a los pescadores de La Línea de la Concepción y Algeciras como lo venían haciendo desde 1999. García-Margallo se desplaza a Londres invitado por Hague, con quien, al margen de Gibraltar, hará un repaso a la relación bilateral, con especial atención a la cooperación económica.

El ministro ha avanzado en estos días que reivindicará ante Hague el "derecho" de los pescadores españoles a pescar en unas aguas que España considera propias, pues no las reconoce como británicas ya que no se cedieron por el Tratado de Utrecht de 1713. Le hará ver la necesidad de "volver a la aplicación del acuerdo de 1999", por el que se permitía a la flota gaditana faenar en las aguas en disputa, siempre y cuando no se adentraran a menos de 225 metros de la costa.

El conflicto con los pescadores españoles comenzó en marzo pasado, unos meses después de que el nuevo ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, desbancara a Peter Caruana con una campaña electoral centrada en acusar a su antecesor de haber cedido soberanía a España con el acuerdo de 1999.

Picardo quiere imponer a la flota gaditana el cumplimiento de una ley de protección medioambiental de 1991 que prohíbe que se pesque con determinadas artes. Margallo ha aclarado que España no tiene "nada que objetar" al objetivo de la norma. El problema estriba en "dónde se puede aplicar esa ley", pues existe una disputa en torno a la soberanía de las aguas que rodean el Peñón.

España, basándose en el Tratado de Utrecht por el que cedió a la Corona Británica la ciudad de Gibraltar, no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto. Londres, en cambio, entiende que por aplicación de la convención de la ley del mar tiene una milla y media de aguas territoriales hacia Algeciras y tres millas hacia mar abierto.

Al margen del conflicto con los pescadores, Margallo se quejará ante Hague por el rechazo británico a retomar las conversaciones sobre la soberanía de Gibraltar hasta que los gibraltareños no den su consentimiento. A pesar de los diferendos por Gibraltar --en junio está prevista la visita del Príncipe Eduardo al Peñón, por la que España ya ha expresado su disgusto-- España y Reino Unido han decidido encargar a sus respectivos ministros de Exteriores que lidien con esta cuestión.

 Evitan así elevar las diferencias por Gibraltar a la relación entre los jefes de Gobierno, pues España y Reino Unido son dos países socios cuya relación va mucho más allá de Gibraltar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba