La investigación interna lanzada por la BBC sobre las circunstancias que rodearon la entrevista televisada concedida en 1995 por la princesa Diana, en la que reconoció sus problemas maritales, ha concluido que no se cumplieron "los estándares de integridad y transparencia" en la preparación de la misma, tal como venía denunciando la familia.

Casi 23 millones de personas vieron el programa, en el que Lady Di, como se la conocía popularmente, pronunció la frase "éramos tres en este matrimonio", en alusión a la relación que venían manteniendo su aún marido, el príncipe Carlos, y Camila Parker.

Las circunstancias en que se gestó esta entrevista, concedida al periodista Martin Bashir, han sido motivo recurrente de quejas por parte de la familia Spencer y su entorno, que incluso intentaron en vano que fuese la Policía quien examinase los hechos y no solo la BBC a nivel interno.

El hermano de la princesa Diana, Earl Spencer, siempre ha sostenido que Bashir mintió para obtener la entrevista, alegando por ejemplo que le enseñó extractos bancarios falsos con la intención de ganarse su confianza y que le presentara a su hermana.

Tras el rechazo del frente policial, confirmado en marzo, quedaba por conocer los resultados de la auditoría de la cadena, que encargó al 'lord' John Dyson que examinase los documentos de la época y entrevistase a las personas que pudiesen estar implicadas.

Según los resultados de la investigación, conocidos este jueves, la BBC "no cumplió los estándares de integridad y transparencia que son su sello de identidad". El director general de la cadena, Tim Davie, ha reconocido que "el proceso para lograr la entrevista estuvo muy lejos de lo que el publico tiene derecho a esperarse", razón por la cual ha pedido perdón.

Disculpas de la BBC

"Aunque la BBC no puede volver atrás después de un cuarto de siglo, podemos pedir un perdón completo e incondicional", ha dicho Davie, que ha lamentado no solo las circunstancias en sí de la entrevista, sino que la cadena no hubiese intentado "llegar al fondo de lo que ocurrió" mucho antes.

La BBC ha prometido disculparse "directamente" con todas aquellas personas que se hayan visto afectadas directamente por las posibles irregularidades, si bien no ha aclarado quiénes. También ha anunciado que devolverá todos los premios recibidos por la entrevista, emitida dentro del programa Panorama.