Arnau, de 32 años, se ha convertido en el ganador de 'MasterChef 9' tras vencer en la prueba final a Meri, quedó como segunda finalista, detrás se quedaron María -en tercera posición- y Fran, cuarto finalista.

El barcelonés logró alzarse con el trofeo, el premio de 100.000 euros, un máster en el Basque Culinary Center y la publicación de su propio libro de recetas.

Con esta victoria, Arnau podrá dejar su trabajo como comercial de la empresa familiar para abrir un restaurante en una masía con el que quiere "vincular a la gente con el origen del producto y lo que come", según contó.

Cuando Pepe Rodríguez pronunció el nombre del ganador de esta novena edición, Arnau gritó loco de alegría y abrazó a su compañera.

Después se mostró muy emocionado ante las cámaras y sin poder creerse aún la victoria. "¡Soy el ganador de 'Masterchef 9'! ¡Es inexplicable! Es un sueño, no puedo explicarlo, no sé ni lo que siento. Es alucinante que todo el mundo persiga sus sueños porque es posible, es posible cambiar vidas, es posible conseguir sueños, hay que luchar por ellos", señaló.

“Tengo clarísimo donde voy a colocarlo, para que la gente cuando venga a casa lo primero que vea sea el símbolo del éxito y del esfuerzo”, indicó.

Arnau, ganador de Masterchef 9
Arnau, ganador de Masterchef 9 RTVE

Arnau se lleva muy buenos amigos

El catalán entró en el concurso vendiendo un grifo, ya que trabajó también como ayudante de fontanero, y acabó conquistando al jurado y a los espectadores por su pasión y labia pare vender los platos y por su empeño en cocinar platos que recuerden a la tierra y a los productos cercanos.

Además cumplió con su promesa de que si llegaba a la final, se cortaría su característica trenza.

En su paso por el concurso se lleva a muchos compañeros de amigos. Algunos de ellos quedaron para ver la emocionante final como se puede ver en su cuenta de Instagram.

Arnau vio la final con otros compañeros de su edición de Masterchef
Arnau vio la final con otros compañeros de su edición de Masterchef Instagram

Así fue la prueba final entre Arnau y Meri

Este último programa de 'Mascterchef' contó con la presencia del chef Ricard Martínez, jefe de creatividad de EspaiSucre en Barcelona y el chef de tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, propietario de DiverXO, GoXO y DiverXo, y marido de Cristina Pedroche.

En la última prueba, Arnau y Meri ofrecieron al jurado dos menús que superaron las expectativas.

Los miembros del jurado, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz, alabaron el trabajo que habían hecho. “Habéis diseñado y elaborado dos menús dignos de la final de ‘MasterChef 9’, que hablan de vosotros y de vuestras raíces, pero también de vuestra evolución en los últimos meses. Arnau has trabajado muy tranquilo, con la templanza a la que nos tienes acostumbrados. Has rendido un homenaje precioso a tu origen con un menú atado a la gastronomía catalana y en el que has puesto en valor los productos de la tierra”, destacaron.

El menú que elaboró Arnau en la final

Para el duelo final, el catalán propuso un “viaje sensorial” llamado “Origen”. El entrante era 'Campo', una coca de recapte elaborada con verduras, una caballa con soja y pasta de miso, una crema de pimiento asado y un pan en forma de teja. Además, lo ahumó para simbolizar “una de las formas más antiguas de la agricultura, las quemas forestales controladas, que dejan paso a unos surcos de arar”, que en su plato estaban hechos con berenjena.

Continuó con 'Bosque': un carpaccio de carabineros “con una salsa chili crab” y un pichón cocinado en dos cocciones con su jugo. Para el jurado este mar y montaña era de alta cocina.

Para terminar, sirvió una bola nitro de una crema catalana especiada, que acompañó de un carquiñol especiado y un helado de moscatel y yema de huevo, un postre bautizado como 'Luna'.

“Como catalán que soy, he visto reflejada mi cultura y mi tierra en tu postre. Ni media pega te pongo. Buen trabajo, Arnau”, le felicitó Jordi Cruz al terminar el servicio.

Los platós que presentó Meri

La segunda finalista, Meri, que es fisioterapeuta y estudiante de Medicina, presentó un menú llamado 'Memorias', con el que quería transportarles a su infancia.

El entrante lo llamó 'Caliu' (casa), era una sopa de cebolla con diferentes texturas con un bizcocho hecho al microondas y unos daditos de queso, una versión modernizada de la receta de sus abuelas que le preparaban cuando tenía “un día malo”.

Como plato principal cocinó 'Ofrenda', su versión del canelón de Navidad que siempre ayuda a preparar a su madre: un canelón de pato, colmenillas y chalotas con un fondo oscuro del propio pato y esféricos de nabo.

Como postre preparó un requesón, confitura de pétalos de rosa, sorbete de frambuesa y galleta de miel, al que bautizó como 'Esperanza'.