Los ingresos de pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) son uno de los indicadores de presión hospitalaria en la segunda onda pandémica del coronavirus. Siete comunidades autónomas ya superan la tasa del 20% de ocupación de pacientes críticos en estas comunidades. El total general es del 17,98%, con 1.535 enfermos en camas de críticos. En Madrid, con 484 pacientes, la Consejería de Sanidad asegura que se han reducido un 11% los nuevos pacientes graves. Mientras, Castilla-León, admite estar preocupada por sus datos: hay 97 puestos de UCI ocupados en sus hospitales.

En Madrid, según datos aportados el lunes por el gobierno regional, se ha producido una reducción en un 66% de los ingresos por coronavirus en los hospitales. Han pasado de 591 en la semana del 14 al 20 de septiembre a 264 en la semana siguiente, entre los días 21 y 27. En relación a las camas de UCI,  Sanidad de Madrid habla de un descenso del 11% en el crecimiento de pacientes ingresados de una semana a la otra. 

En esa misma línea la Comunidad ha notificado el martes 2.917 nuevos casos de covid, lo que sería la cifra más baja en quince días; descienden el número de fallecidos (46 frente a los 51 del viernes) y la ocupación hospitalaria baja de 3.326 ingresados a 3.222. Las altas en los centros sanitarios han sido 410

Las cifras sirven para determinar la aplicación de los confinamientos en las zonas que sobrepasen el límite de incidencia del virus establecido por el propio Gobierno autonómico. Datos ahora más importantes que nunca tras el pulso entre el Gobierno regional y el Ministerio de Sanidad por si se debe, o no, intervenir la región por la incidencia del virus.

Un 17,98 % de ocupación de camas de UCI

Ateniéndose a los datos aportados el lunes por el Ministerio de Sanidad, el porcentaje general de ocupación de camas de críticos en los hospitales españoles era del 17,98%. Madrid es la región con más pacientes ingresados en UCI y es donde las cifras son peores si se habla de enfermos graves. Según datos de la Consejería de Sanidad, a fecha 20 de septiembre, había 409 pacientes críticos ingresados en estas unidades en los centros públicos madrileños. El martes 29 eran 484. 

En La Rioja, hay 19 pacientes covid ingresados en estas unidades, lo que supone el 33,93% del total. En esta comunidad, desde el pasado mes de mayo, está operativa el Área Polivalente de Críticos, un nuevo dispositivo que duplica la capacidad del sistema riojano de salud para atender a pacientes que requieren cuidados intensivos.  A mediados de septiembre, la Consejería de Salud daba instrucciones para que las 34 camas UCI ocupadas en el Hospital San Pedro de Logroño se ampliaran a 54, 22 más para atender tanto a pacientes covid como a los que tienen otras enfermedades. 

Tras La Rioja, siempre según los datos recabados por Sanidad relativos al lunes, en tercer lugar, en porcentaje, se sitúa Aragón, donde hay 63 enfermos en las unidades de críticos (un 31,82 % de ocupación).

Comunidades que pasan del 20% de ocupación

Castilla y León (31,36%), Castilla-La Mancha (22,92 %), Baleares (21,35 %), y Navarra (22,03%) son las siguientes comunidades que rebasan la barrera del 20% de ocupación en camas UCI, siempre según los datos del Ministerio notificados por las comunidades autónomas. En Baleares, este martes la Conselleria de Salut informaba que en las UCI, el número de enfermos ingresados ha bajado un 10,61 % (59 personas están en estos servicios). En el extremo contrario, regiones como Galicia o Asturias, donde la ocupación en unidades de críticos es del 4,21 % y  5,76 %, respectivamente.

Vozpópuli ha pedido una valoración a algunas sociedades autonómicas de intensivos de las citadas comunidades sobre la ocupación de pacientes críticos en sus hospitales. La mayoría guardan un prudente silencio, incluidos los intensivistas de Madrid. Desde la Sociedad Castellano Manchega de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SOMIUCAM) dicen no tener información y remiten a los propios centros sanitarios.

En la región, según los últimos datos de la Consejería, se han confirmado 384 casos por infección de coronavirus en las últimas 24 horas. El número de personas ingresadas en cama convencional es de 539. Hay hospitalizados 85 pacientes críticos según los datos de Sanidad. Por provincias, Ciudad Real tiene 25 de estos pacientes, Toledo 24, Guadalajara 14, Albacete 2 y Cuenca, 1.

Sube la presión en Castilla-León

Castilla-León merece mención aparte. Este martes, en rueda de prensa, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, mostraba su preocupación sobre la presión hospitalaria en la comunidad que, según señalaba,  es ya la segunda por número de ingresos en UCI por coronavirus.

Casado afirmaba que la presión en los hospitales continuaba creciendo con un total de 750 enfermos ingresados y 106 en unidades de críticos. Como se hizo en la primera oleada de la pandemia, los hospitales de la comunidad -que actualmente dispone de 166 camas de críticos- están utilizando camas de otros servicios -es decir, no propiamente las UCI médicas- para atender a los pacientes más graves. Durante marzo y abril, Castilla-León llegó a contar con 500 puestos de UCI

Derivar pacientes críticos a hospitales privados

También en Madrid, este digital ha planteado a la Consejería de Sanidad si, en caso de necesidad, se podrían derivar pacientes, también críticos, a los hospitales privados, mucho más descongestionados. El pasado 16 de septiembre, con 354 enfermos con coronavirus ingresados en esas unidades, este digital desvelaba que los hospitales privados ya no aceptan pacientes graves derivados de la sanidad pública mientras los intensivistas aseguraban que las UCI estaban "hasta arriba de enfermos". 

Días después, Vozpópuli preguntó a Carlos Rus, presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) si efectivamente los centros privados madrileños no admitían esa derivación de enfermos críticos a sus UCI. ASPE no respondió a esta cuestión pero su presidente aseguró que antes quieren que el Ministerio de Sanidad marque las condiciones para la atención a pacientes de la pública, como sucedió en la primera oleada de la crisis sanitaria, y su compensación económica.

La patronal explicaba entonces que sólo en Cataluña se ha alcanzado ya un acuerdo de compensación con la Generalitat por cada paciente y recurso empleado en la sanidad privada durante la pandemia. 

Madrid, Murcia, Canarias, Galicia, Andalucía, País Vasco, Castilla y León, Baleares, La Rioja y Navarra, son algunas de las comunidades donde continúan las negociaciones, explicaban desde ASPE. "Están en plena negociación, pero si es necesario (los pacientes) se trasladan", señalan desde la Consejería de Sanidad de Madrid cuando se les inquiere sobre si podrían trasladarse pacientes críticos a esos centros.

Comunidades como Navarra ya han vuelto a derivar pacientes a hospitales privados, como ocurrió en la primera oleada de la pandemia, a centros como la Clínica Universitaria de Navarra, Hospital San Juan de Dios y la Clínica San Miguel. Según Salud de Navarra la decisión se tomó para no desprogramar la actividad ordinaria de los hospitales y atender a otros pacientes no covid.

Poca inversión en tecnología sanitaria

En otro orden de cosas, hoy se ha dado a conocer el Estudio de Mercado Sector
Tecnología y Sistemas de Información Clínica, realizado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), cerrado a diciembre de 2019 en el que se apunta que la inversión destinada a la renovación de tecnología sanitaria en los hospitales, tanto públicos como privados, continuó siendo "insuficiente".

En el documento se especifica que, aunque las áreas de cuidados críticos crecieron un 13,1% frente a 2018, los datos de partida de este año habían alcanzado mínimos históricos de inversión en tecnología sanitaria, según los datos recogidos de los últimos 10 años.