El certificado digital europeo del covid estará disponible para todos los ciudadanos belgas que deseen viajar dentro de la Unión Europea (UE) a partir del próximo miércoles, 16 de junio.

Los belgas que se hayan vacunado contra el coronavirus (una o dos dosis), que tengan una prueba de PCR negativa (realizada como máximo 72 horas antes de la salida) o que ya hayan contraído la enfermedad (hay que aportar una prueba positiva con una antigüedad de entre 11 y 180 días) podrán utilizar el certificado del covid, informó el diario Le Soir y confirmó la oficina del ministro de Sanidad, Frank Vandenbroucke.

Las autoridades belgas tienen previsto lanzar una campaña de comunicación para explicar a la ciudadanía cómo conseguir el documento.

Según las fuentes, habrá tres formas de poder lograr un certificado europeo del covid para poder viajar.

La primera será accediendo al sitio web público masanté.be o a los portales de las distintas mutuas de seguros, donde se podrán descargar los documentos necesarios.

Otra vía será mediante la instalación de una aplicación para teléfonos inteligentes, CovidSafe, que estará disponible para su descarga en las tiendas de Apple y Google la próxima semana, según Barbara Vandenhaute, directora general de Digitaal Vlaanderen, la agencia flamenca para la digitalización de las autoridades públicas, encargada de la parte técnica del proyecto.

Cada país es libre de fijar sus propias condiciones para los viajeros que entran en su territorio.

Y la tercera posibilidad es vía telefónica, ya que se creará un centro de llamadas en cada región belga para que quien lo desee pueda solicitar recibir su certificado de vacunación en papel y por correo postal.

Libres de fijar las restricciones

Todos los países miembros se han comprometido a garantizar que el pase sanitario esté en vigor el 1 de julio, pero cada país es libre de fijar sus propias condiciones para los viajeros que entran en su territorio. Bélgica, por ejemplo, al contrario que España, no acepta los resultados de las pruebas de antígenos.

Para controlar a los viajeros que entran en el país, las autoridades belgas han desarrollado una segunda aplicación, CovidScan, para escanear los códigos QR de los pasajeros en las fronteras.

Austria, Bulgaria, Croacia, la República Checa, Dinamarca, Estonia, Alemania, Grecia, Letonia, Polonia y España están conectados ya a la plataforma europea del certificado covid, lo que les permite verificar los documentos emitidos en otros países, según datos de la Comisión.