Sanitatem

El Gobierno desoye a los médicos, que insisten en contratar a los MIR como especialistas

Colegios de Médicos, sociedades científicas y sindicatos claman de forma unánime contra la medida de prorrogar la contratación de los residentes de último año. "Son todo jarros de agua fría. ¿Nos están dando aplausos y nos están tratando así?", se quejan.

Sanitarios en la puerta de un hospital.
Sanitarios en la puerta de un hospital. Efe

Organizaciones colegiales, sociedades médicas y sindicatos sanitarios han mostrado su malestar, rechazo y absoluto desacuerdo por la orden ministerial que les niega a los Médicos Internos Residentes (MIR) de último año la concesión del título de especialista y el contrato con esa categoría que les correspondería. Los residentes, dicen las diferentes entidades, lo están dando todo estos días por sueldos mileuristas, en primera línea, en circunstancias nada propicias y sin equipos de protección en la crisis del coronavirus. El trato que se les está dando es injusto y discriminatorio, denuncian. 

Los organismos han solicitado la rectificación de la orden SND/299/2020 del Ministerio de Sanidad, que se publicó el pasado 30 de marzo en el BOE, según la cual los residentes de último año de Medicina de determinadas especialidades verán prorrogado su contrato en lugar de ser contratados como especialistas. Algo que sucedería en apenas un mes. 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció esta mañana ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso la prórroga de la contratación de los residentes en el último año de formación y dijo que tendrán derecho a un "complemento retributivo acorde con las funciones desempeñadas", así como la suspensión de las rotaciones de los residentes para que puedan prestar prestar servicios en aquellas unidades en las que haga falta refuerzo.

El colectivo necesita motivación

"Están en primera línea frente al coronavirus, no tienen equipos de protección, se les está reubicando y, además, ahora se mantiene la prórroga de contratación para los residentes de último año. Son todo jarros de agua fría. ¿Nos están dando aplausos y nos están tratando así?. ¡Por favor, que lo que necesita el colectivo es motivación!", resume Sheila Justo, presidenta del Sector Médicos y MIR de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts).  

Si, en mayo o junio, España continúa en estado de alarma, prosigue Sheila Justo, "deberían contratarse los residentes como lo que son, médicos especialistas a esas fechas porque su contrato finalizaría y no hay por qué prorrogar un contrato de características formativas inferiores".

Galicia, Castilla y León o Baleares, por otro lado

Además, el texto capacita a las comunidades autónomas para reubicarlos donde consideren, incluso en puestos sin acreditación docente, indican desde el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM). 

Castilla y León, Galicia, Baleares, La Rioja y Aragón ya han anunciado contratos de adjuntos para sus residentes de último año

Desde Amyts van un paso más allá. Citan el caso de Castilla y León, donde ya se ha pensado en un "mecanismo de compensación que sería un complemento que equipararía el sueldo de adjunto". El presidente de la comunidad, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado contratos de adjunto por tres años para sus especialistas residentes del último año en medicina, enfermería, biología, farmacia y psicología.

Esas medidas ya han sido medidas tomadas, además de en Castilla y León, en Galicia, Baleares, La Rioja y Aragón, precisan desde el Colegio Oficial de Médicos de Madrid.

Trabajadores baratos

El ICOMEM  deduce que la medida busca "trabajadores ya integrados en el sistema que sean baratos y no se puedan quejar por el cambio en sus puestos de trabajo". La consecuencia, apuntan, será el enfado y, sobre todo, la desmotivación del colectivo. “Una vez más las peticiones de los MIR han caído en saco roto. No se les ha escuchado y tampoco parece importar que se estén dejando la piel afrontando esta terrible pandemia”, comenta Borja Castejón Navarro, vocal de Médicos en el Colegio.

Este mismo organismo pide que se recapacite a nivel estatal sobre la orden emitida y, a la Comunidad de Madrid, la región más afectada por la pandemia, que, al finalizar el periodo formativo de los médicos residentes, sean contratados como adjuntos o, en caso de prórroga del contrato de médico residente, se abone el sueldo correspondiente a la categoría de médico adjunto y se compense el tiempo trabajado con bonificaciones de cara a oposiciones, bolsas de trabajo o cualquier otra convocatoria pública.

Oportunidad perdida del Gobierno

Desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) se habla de "oportunidad perdida" por parte del Gobierno a la hora de gestionar la necesidad de recursos humanos. El sindicato defiende "soluciones excepcionales a situaciones excepcionales" como la que se está viviendo y plantea "adelantar la evaluación final de los residentes para poderles otorgar su título de especialista y optar así a un contrato como tal y no ver prorrogado el actual de formación".

"En esta grave crisis todos los residentes, y en especial los de último año, están dando lo mejor de sí en circunstancias nada propicias", señala CESM. Tanto los sindicatos, como las sociedades o el Consejo General de Colegios de Médicos llaman la atención sobre un hecho: "En esta grave crisis todos los residentes, y en especial los de último año, están dando lo mejor de sí en circunstancias nada propicias, y en muchos casos sin los equipos de protección adecuados, una situación en la que no se está reconociendo su esfuerzo", indican desde CESM.

Discriminación e injusticia

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI); la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC); Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC); la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) o la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) son algunas de las sociedades médicas y científicas que se han sumado a la reclamación, avaladas por la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), en el que muestran su rechazo a la misma medida.

Las sociedades  consideran “inaceptable” que se prorrogue la formación de residentes de último año de las siguientes 10 especialidades: Geriatría, Medicina del Trabajo, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Medicina Interna, Medicina Preventiva y Salud Pública, Neumología, Pediatría, Radiodiagnóstico y Microbiología y Parasitología.

"No podemos tolerar más humillaciones en cada medida adoptada por este gobierno", claman desde la vocalía de médicos jóvenes del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM),

En su opinión, la medida provocará "una falta de equidad injustificable en estos momentos"  y supone "una discriminación e injusticia evidente, pues los residentes que, actualmente están en primera línea desempeñando una labor ejemplar, con absoluta entrega y dedicación para hacer frente a la emergencia de salud pública declarada por la Covid-19, estarán en clara situación de desventaja respecto a otros residentes de otras especialidades en su misma situación a los que sí se les hará especialistas al término de la residencia". 

"Si bien es cierto que nosotros hemos puesto todo de nuestro lado, observamos cada semana como el Ministerio de Sanidad publica medidas que no sólo no valoran nuestro trabajo, sino que tratan de menospreciar y atacan directamente a nuestros derechos laborales. No podemos tolerar más humillaciones en cada medida adoptada por este gobierno", claman desde la vocalía de médicos jóvenes y promoción de empleo, así como el resto de Vocalías que conforman el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM),

Especialistas en farmacia hospitalaria

También la Sociedad Española de Farmacia (SEFH), solicitó el pasado martes 24 de marzo por carta al Ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se reconozca a los farmacéuticos especialistas en Farmacia Hospitalaria como profesionales sanitarios dentro del equipo asistencial y que se incluya la especialidad de Farmacia Hospitalaria entre aquellas para las que se establece la prórroga de la contratación de los residentes.

La Farmacia Hospitalaria está incluida en los comités de coronavirus que se han formado en los hospitales para dar respuesta adecuada a los "rápidos cambios terapéuticos y logísticos, dicen desde su sociedad

Desde la sociedad se explica que, “toda atención sanitaria especializada que implique la utilización de medicamentos y productos sanitarios en un hospital exige la actuación de los especialistas, más aún en situaciones de crisis como la que estamos viviendo", añaden.

La farmacia hospitalaria, explican, está incluida en los comités de coronavirus que se han formado en los hospitales para dar respuesta adecuada a los "rápidos cambios terapéuticos y logísticos que se producen", tanto para estos pacientes como para todos los demás pacientes hospitalizados.

Condiciones de trabajo

Por último, y en relación a los médicos residentes que trabajan en Madrid, Amyts ha solicitado a la Inspección de Trabajo que inste al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) a que se cumpla la jornada de trabajo "de forma rigurosa" sin exceder en horas extras que "dudosamente se van a remunerar" 

Piden que sigan haciendo un promedio de cinco guardias al mes en su hospital de origen, tal "y como corresponde a lo que estaban haciendo hasta ahora y que les permite vivir en una ciudad como Madrid en régimen de alquiler". 

Aseguran que hay residentes a los que se les ha solicitado desplazamiento al Hospital Virgen de la Poveda, a 70 km de Madrid, durante dos días a la semana, "en un momento de transporte escaso". Además, que se les compense el gasto de desplazamiento "que se ha retrotraído de su tiempo particular".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba