Política

Sánchez y Casado escenifican una nueva etapa en la relación entre el Gobierno y el PP

La situación que se vive en Cataluña ha ocupado un espacio importante en el encuentro de una hora y media de duración

Pedro Sánchez y Pablo Casado
Pedro Sánchez y Pablo Casado Borja Puig de la Bellacasa

Lejos quedan ya los enfrentamientos de Pablo Casado y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. O al menos eso parece tras el encuentro que han mantenido en el Palacio de la Moncloa el presidente del Gobierno en funciones y el líder del PP. Fuentes del Gobierno han indicado que la reunión celebrada este lunes ha sido "cordial, afable y fluida" en la que se ha conseguido "normalizar las relaciones". Además, aseguran que "mantendrán encuentros regulares".

Sánchez y Casado han centrado su conversación en cuestiones, según Moncloa, "de gran importancia para los ciudadanos, como el Pacto de Toledo y las pensiones, el impulso a la ciencia y la transición ecológica", temas "en los que siempre se buscará una relación constante".

La situación que se vive en Cataluña ha ocupado un espacio importante en el encuentro de una hora y media de duración, una cuestión sobre la que tanto el socialista como el popular han decidido mantener una comunicación permanente.

Casado anuncia una "oposición permanente"

Pablo Casado indicó en rueda de prensa tras ala reunión su impresión de que vamos a un Gobierno "débil" porque ni PSOE ni Ciudadanos, otra formación "constitucional", ha dicho, quieren dar a España la estabilidad que necesita. Hasta tres veces ha pedido que "por el bien de España", Sánchez no alcance acuerdos con el PNV ni con independentistas catalanes y ha insinuado que la formación de Albert Rivera debería abstenerse para ello.

Ha descartado, eso sí, la abstención del PP para facilitar la investidura de Sánchez, aunque sí preferiría un pacto Sánchez/Rivera. "No es que hayamos estado muy de acuerdo en las cosas que ha venido haciendo Ciudadanos en estos años", pero es preferible esa abstención a "cualquier cesión" en materia de transferencias o de "ruptura de la unidad nacional". 

"Vamos a una legislatura con un gobierno débil y el PSOE tendrá en el PP a una oposición fuerte", ha insistido. "Vamos a tener el Gobierno más débil en la historia democrática", ha recalcado, porque solo tendrá 123 diputados de salida.

La aversión de Casado a ese posible pacto del PSOE con los independentistas se extiende también al PNV, porque "hemos venido diciendo que el nacionalismo, incluso vasco y navarro, está cayendo en contra de la igualdad españoles" y eso no se puede consentir.

Le preocupa al presidente del PP la "bilateralidad" que exigen los del lendakari, Íñigo Urkullu, y que el PSOE puede estar tentado de ofrecer para salvar la investidura de Sánchez. "Es verdad que son los partidos independentistas en Cataluña los que se han situado fuera de la Constitución, pero sí creo que hay que velar por la unidad nacional y la igualdad entre los españoles" también en el País Vasco.

El presidente del PP ha comenzado su rueda de prensa tras hora y media de reunión con el presidente del Gobierno en funciones -la primera entrevista en julio duró el doble- advirtiendo que "por respeto a Su Majestad el Rey no hemos profundizado en los posibles pactos, pero si que le he pedido que no dependa de los independentistas, que no dependa España de los que no creen en españoles libres e iguales".

Además, Casado ha dicho que en los próximos años defenderá una política económica "responsable". "Pensamos que hay que bajar impuestos y no es la receta más adecuada una subida de 26.000 millones".

Recurso al TC por Puigdemont

El presidente de PP ha aprovechado su comparecencia ante los medios para anunciar que su partido recurrirá ante el Tribunal Constitucional la decisión tomada este lunes por un juzgado de Madrid de permitir al expresidente de la Generalitat huido a Bélgica, Carles Puigdemont, presentarse a las elecciones europeas.

Además, Casado ha pedido al jefe del Ejecutivo que el opositor venezolano Leopoldo López, acogido en la embajada española en Caracas para evitar su detención, "tenga  libertad para hacer sus propia labor frente a una dictadura.

El Gobierno, por su parte, cree que la reunión de este lunes ha logrado su objetivo de "normalizar las relaciones" entre ambos y ha subrayado que ambos líderes seguirán manteniendo "encuentros regulares" como éste. Fuentes del Ejecutivo subrayan que la reunión ha servido para abordar numerosos temas de Estado pero también para hablar de Cataluña, y sobre esta última cuestión ambos dirigentes han acordado mantener "una comunicación permanente". Tras el encuentro, Moncloa ha informado de que ambos dirigentes han centrado su conversación en cuestiones de "gran importancia para los ciudadanos", como la reforma del Pacto de Toledo sobre pensiones, el impulso a la ciencia y la transición ecológica, temas de Estado en los que "siempre se buscará una relación constante". "En definitiva, hoy se trataba de dar una imagen de unión del país en los asuntos clave y reforzar la institucionalidad", añaden las mismas fuentes.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba