Cataluña

Un juez propone procesar a Torra por desobediencia por los lazos amarillos

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pide a la Fiscalía que concrete su petición sobre el presidente catalán, que podría sentarse en el banquillo de los acusados por no retirar de las fachadas de los edificios públicos la propaganda independentista

Quim Torra
Quim Torra EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña considera que la negativa de Quim Torra a retirar los lazos amarillos durante la pasada campaña electoral podría ser constitutiva de un delito de desobediencia o de denegación de auxilio a la autoridad, según consta en un auto de 27 de junio en el que el magistrado Carlos Ramos Rubio da por finalizada la instrucción y propone procesar al presidente catalán.

En el auto el juez, que rechaza el sobreseimiento de la causa reclamado por el abogado de Torra, acuerda transformar las diligencias previas en un procedimiento abreviado, y de esta forma abre el trámite para que las partes presenten petición de apertura de juicio oral a través de un escrito de acusación o, en su caso, el sobreseimiento.

El magistrado Carlos Ramos Rubio considera probado que Torra, frente al acuerdo de la Junta Electoral Central de 18 marzo 2019 que le ordenaba quitar los lazos amarillos, presentó un día después, "sin cumplir en parte alguna lo dispuesto en él y con el plazo ya vencido, un escrito solicitando una aclaración y arguyendo una pretendida dificultad para su cumplimiento derivada de la multiplicidad y variedad de edificios dependientes de la Generalitat de Catalunya".

"Una argucia"

Y para justificar este retraso Torra argumentó que estaba a la espera de recibir un informe del Síndic de Greuges o Defensor del Pueblo catalán. Sin embargo, el instructor considera que esta contestación de Torra era en realidad "una argucia para no cumplir lo dispuesto en los acuerdos de la Junta Electoral Central, porque, de hecho, contaba ya desde el 15 marzo con el informe del Síndic de Greuges".

El auto explica, en este sentido, que el presidente catalán, "con el propósito de disimular su firme designio de incumplir o, en cualquier caso, de retrasar lo máximo posible el cumplimiento del mandato de la Junta Electoral Central, decidió solicitar al Síndic de Greuges, mediante un escrito de 18 marzo, pero remitido por correo electrónico a las 11,15 horas del 19 marzo 2019, determinadas aclaraciones al informe de 15 marzo 2019". Y esta solicitud no fue contestada por el Defensor catalán, "pese a la simplicidad de su objeto y a la urgencia de la situación, hasta el día 20 marzo 2019, a las 15:13 horas".

Balcón del Palau

La resolución destaca, además, que la portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi, compareció después ante la prensa para decir que Torra había informado en la reunión del Govern a todos los consellers de su decisión personal de mantener la pancarta con un lazo amarillo y el lema de "Llibertat presos polítics" que colgaba del balcón del Palau de la Generalitat, porque no estaba conforme con lo decidido por la Junta Electoral Central.

Además, el instructor considera "un claro indicio" del incumplimiento que una parte de los lazos amarillos fueran sustituidos por pancartas con lazos blancos sobre fondo blanco cruzados por un grueso trazo rojo. Lo que el querellado pretendió al sustituir esos símbolos por otros, explica el instructor, cuando ya había vencido el plazo para ello, "no fue sino persistir en la desobediencia".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba