El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este lunes que incrementará un 30% la altura de las vallas de Ceuta y Melilla. Además, pondrá en marcha un sistema de circuito cerrado de televisión y sustituirá las concertinas "por elementos que doten a la frontera de mayor seguridad", sin detallar el sistema ni la fecha de su finalización

Por otro lado, ha detallado que en la zona del Estrecho y en Canarias se reforzará la "labor que realizan las autoridades de coordinación de actuaciones" en esta materia.

En materia migratoria, el ministro no ha hecho ningún anuncio en su primera intervención. Se ha limitado a recordar los objetivos que mantiene su departamento, a los que ya se ha referido en anteriores ocasiones: la intención de que España lidere la política común de fronteras en la UE y reforzando la cooperación con los países de origen y tránsito, así como los medios necesarios para estas políticas. También ha indicado impulsar la reforma del Sistema de Asilo.

Delitos de odio

En su discurso también se ha referido a los delitos de odio y, en concreto, a su intención de implementar "de forma efectiva, con medios, recursos y formación", el Plan de Acción en esta materia. Para ello, su departamento "trabajará" en dos puntos, según ha indicado el ministro: potenciar la labor del Centro Nacional de Desaparecidos e impulsará la aplicación efectiva de la Ley de Víctima del Delito.