La aventura emprendida por Pedro Sánchez tras su dimisión como secretario general del PSOE y su renuncia al escaño es vista de manera amable entre las filas de los errejonistas. Según fuentes internas, los leales al número dos de Podemos, Íñigo Errejón, se inclinan por seguir muy cerca de los pasos del exlíder socialista en su búsqueda de una alianza de izquierdas, que explore también el entendimiento con los nacionalistas catalanes. “El lunes cojo mi coche y recorro todos los rincones de España para escuchar a quienes no han sido escuchados, a los militantes y a los votantes de izquierda”, dijo Sánchez el sábado en rueda de prensa cuando entregó el acta en el Congreso.

Si bien los errejonistas consideran que la denuncia que hizo Pedro Sánchez este domingo llega tarde (“El sector financiero trabajó para que no se entendiera la izquierda y no pudiera liderar una alternativa”, declaró el exdirigente socialista en Salvados de La Sexta), también creen que la actitud de Podemos debe ser la de tender puentes con el proyecto sanchista, subrayan las mismas fuentes.

Esta perspectiva ha sido expresada en las redes sociales por uno de los principales colaboradores de Errejón y miembro del Consejo Ciudadano Estatal, el profesor Germán Cano, quien ha hecho el siguiente emplazamiento a sus compañeros de partido: “No olvidemos que lo que (Sánchez) busca ahora representar, importa”. Cano, destacado miembro del área de Cultura de Podemos, es uno de los ideólogos del núcleo duro de los errejonistas, que defienden una versión más moderada y aperturista que los fieles al secretario general o pablistas y los anticapitalistas.

La postura ante la maniobra de Sánchez, que apela constantemente a la militancia de PSOE, va camino de convertirse en un elemento más de fricción entre estos últimos y los errejonistas. Los anticapitalistas piden a los suyos que no se dejen engatusar por el exdiputado socialista su repentina reconversión. Por ejemplo, la corriente trotskista dio este lunes difusión a un mensaje publicado en Twitter por Pablo Pérez Ganfornina, miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Andalucía. La secretaria general en esta región es Teresa Rodríguez-Rubio, conocida representante de Anticapitalistas. En su advertencia, Ganfornina señala: “Que no os engañe #PedroSanchezEnSalvados con piel de cordero”. Y a continuación, enlaza un artículo donde el exdirigente socialista defendía reformar el artículo 135 de la Constitución, el que sirvió para limitar el déficit estructural.

La postura ante la maniobra de Sánchez va camino de enfrentar a pablistas y anticapitalistas, por un lado, y errejonistas, por otro

Sin embargo, el propio Sánchez ha reconocido posteriormente que aquella modificación se hizo “de manera claramente apresurada” y sin “debate previo”. Es más, ha venido defendiendo que dicho artículo debe ser “completado” sin “hurtar a la ciudadanía” el “debate necesario”.

Por ejemplo, en el frustrado pacto de gobernabilidad que selló con Ciudadanos, socialistas y naranjas se comprometían a abordar en una eventual reforma constitucional “la determinación del alcance de la ‘estabilidad social del Estado’ a que se refiere el artículo 135 como criterio que justifica la superación de los límites de déficit y deuda pública y sus implicaciones en la garantía de dotación presupuestarias para los grandes servicios públicos”.

"Presunto regeneracionista"

En una línea similar a la de su compañero de filas se ha pronunciado también Jaime Pastor, ideólogo de Anticapitalistas, firmante del manifiesto fundacional de Podemos y miembro del Consejo Ciudadano de la formación morada en la Comunidad de Madrid. En un artículo publicado en la revista Viento Sur, con el título El PSOE encadenado. Fin de una historia, Pastor, colaborador también de Pablo Iglesias en su tertulia Fort Apache (Hispan TV), sostiene que “mientras no resolvamos el dilema” entre “continuismo o Cambio, con mayúsculas”, llegarán entonces “respuestas presuntamente ‘regeneracionistas’ a las que también habrá que responder y desbordar”.

Entretanto, el presidente de Aragón, Javier Lambán, que incluso ha llegado a tender la mano a Podemos para que entre en su Gobierno (la bases moradas decidirán allí su relación con el PSOE entre los días 7 y 9 del presente mes), pidió a Pedro Sánchez que se retire de la primera línea y no perturbe la nueva etapa del partido.

El barón socialista le instó a seguir la estela de sus antecesores: pasar a “un segundo plano” para “no estorbar ni interferir en la tarea de refundación que tiene que empezar ahora mismo el PSOE”. “Apelo a su dignidad para que no se insulte a sí mismo con entrevistas como la de ayer (por el domingo)”, dijo Lambán en relación a la intervención de Sánchez en el programa Salvados y su cortejo a Podemos.