Investidura

Pedro Sánchez se entrega al separatismo para "dejar atrás la deriva judicial que tanto dolor ha causado"

El candidato del PSOE asegura que "no se va a romper España, ni la Constitución", pero admite que "la ley por sí sola" no basta para resolver un "conflicto político" como el catalán

"Recomenzar". Es el término que ha utilizado Pedro Sánchez para asumir íntegramente el relato del separatismo en Cataluña. El candidato del PSOE ha dicho en el debate de investidura que ha llegado el momento de acabar con la "deriva judicial que tanto dolor y tanta fractura ha causado en buena parte de la ciudadanía catalana y española".

El reto territorial, el acuerdo con ERC que Sánchez no ha citado expresamente, ha sido la parte nuclear del discurso de Sánchez. Su intervención ha durado algo menos de dos horas. Y el presidente del Gobierno no ha querido dejar un solo cabo suelto a la hora de amarrar el apoyo de ERC, puesto en duda por la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, por la Junta Electoral el viernes.  

El presidente del Gobierno en funciones, consciente de las dudas que ha despertado su pacto con el independentismo, ha comenzado con dos consignas. Quizá destinadas a calmar algunos ánimos en su propio partido y en otras formaciones políticas.

"No se va a romper España. No se va romper la Constitución. Aquí lo que se va a romper es el bloqueo al gobierno progresista elegido por los españoles", ha dicho. "El PSOE es un partido español, como dicen sus siglas, formado por compatriotas. Lo digo por los que ponen en duda el compromiso de la izquierda con España".

Asume el discurso separatista

A partir de ahí, Sánchez ha propuesto un giro de 180 grados a la estrategia que ha seguido el Estado desde hace más de dos años, cuando el independentismo catalán decidió por su cuenta y riesgo buscar la independencia unilateral. 

"Hoy existe en un sector amplio de la población catalana un sentimiento de agravio respecto de las instituciones centrales", ha dicho.

"Y es el resultado de la incapacidad política y el abandono de anteriores Gobiernos de la vía política para resolver un conflicto que es político. No sólo en el acomodo institucional de la diversidad de identidades que tiene nuestro país. Sino de debilidades y desgates acumulados de nuestro sistema autonómico que debemos corregir", ha añadido.

Sánchez no ha dado un solo detalle sobre esa mesa de negociación Gobierno-Generalitat que ampara el acuerdo entre el PSOE y ERC. Tampoco ha hablado de la inhabilitación de Torra. Lo que se ha dicho es que es tiempo de enterrar "querellas estériles". Y sobre la consulta o referéndum en Cataluña, tampoco ha hecho consideración alguna. Pero sí ha admitido que la "ley por sí sola" no basta para resolver el contencioso.

"Todos sabemos que es necesario el diálogo. Que el diálogo debe partir del reconocimiento del otro. De la atención a sus razones. Que no hay otra forma de resolver este contencioso", ha asegurado. "No hay otra vía que a través de un diálogo que se desarrolle dentro de la Ley. La ley por sí sola tampoco basta. La Ley es la condición, el diálogo es el camino".

Además de Cataluña, se ha comprometido a "mejorar los mecanismos de colaboración institucional con todas las comunidades autónomas". Y singularmente ha mencionado el caso del País Vasco. El PSOE también ha firmado un pacto con el PNV.

"Colaboraremos con el Gobierno vasco en el cumplimiento de las transferencias pendientes del actual Estatuto, y en la renovación que del mismo quiera hacer el Parlamento vasco", ha dicho. "Es imprescindible clarificar el reparto competencial entre Estado y poder autonómico".

Coalición con Unidas Podemos

Sánchez ha justificado la mayoría parlamentaria que ha elegido para ser investido en dos razones. Primero, ha culpado a las fuerzas de la derecha y la ultraderecha de atrincherarse en el bloqueo. Y segundo, ha asegurado que responde al mensaje que lanzaron los españoles en las urnas. 

"No cabía otra mayoría parlamentaria como la que hoy vamos a presentar", ha asegurado.

Al margen de la parte territorial, Sánchez se ha dedicado a leer el programa de Gobierno que pactó con Unidos Podemos y que presentó el pasado lunes. En ese sentido, ha agradecido a la formación morada su compromiso. Y ha recordado que aunque hubiera preferido un Consejo de Ministros monocolor y ministros independientes, el acuerdo que no fue posible el pasado julio, lo ha sido ahora. 

"Era más útil volver a intentarlo sobre las bases de la cohesión y el principio de idoneidad. Eso hicimos porque es lo que nos pidieron los españoles", ha señalado. "Unir nuestras fuerzas en una coalición progresista que funcionará como un Gobierno unido".

Reforma laboral y pensiones

Sánchez ha anunciado el compromiso de su gobierno con Pablo Iglesias con la igualdad de género. Ha anunciado medidas sabidas por la derogación de la reforma laboral, o la ley educativa del PP, se ha comprometido con la revalorización de las pensiones y el llamado ingreso mínimo vital.

El candidato ha recordado la exhumación de Franco entre aplausos de su bancada. Y ha insistido en que seguirán adoptando medidas, como la expropiación inmediata del Pazo de Meiras (Galicia) a la familia Franco. 

Sánchez ha anunciado una Ley contra el Fraude Fiscal y la subida de los impuestos. "Evitaremos cualquier aumento de la presión fiscal sobre las clases medias que no se verán afectadas. Solo se incrementarán los tipos sobre la base general para los contribuyentes con rentas superiores a 130.000 euros”, ha dicho.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba