Corrupción

Tres años de cárcel para Fernández Villa por apropiarse de fondos de SOMA-UGT

La sentencia condena además al exdirigente sindical y político a indemnizar al sindicato que dirigió durante más de tres décadas con 431.330 euros en concepto de daños y perjuicios

José Ángel Fernández Villa, entre Cándido Méndez y José Luis Rodríguez Zapatero
José Ángel Fernández Villa, entre Cándido Méndez y José Luis Rodríguez Zapatero EFE

El histórico dirigente del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, ha sido condenado a tres años de prisión y al pago de una multa de 24.000 euros por un delito continuado de aprobación indebida con fondos del sindicato minero.

La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias condena además al exdirigente sindical y político a indemnizar al SOMA-UGT, que dirigió durante más de tres décadas, con 431.330 euros en concepto de daños y perjuicios.

El juicio contra Fernández Villa quedó visto para sentencia el pasado 25 de julio y la Fiscalía mantuvo su petición de cinco años de cárcel mientras que la acusación particular ejercida por el sindicato elevó su solicitud de condena a seis años. La defensa interesó la libre absolución del acusado.

Apropiación indebida

El fallo considera probado que Fernández Villa, entonces secretario general del SOMA, "logró percibir las cantidades reseñadas perjudicando el patrimonio del sindicato y encajando su conducta en las dos modalidades del delito de apropiación indebida".

El ponente de la sentencia, el magistrado Javier Rodríguez Luengos, destaca que la apropiación supera en más de ocho veces la prevista para considerarlo delito: "En una conducta de infidelidad que se extiende a lo largo del tiempo, del 1989 al 2012, y ello por quien ostenta puestos de singular importancia sindical y política por lo que la gravedad cuantitativa y las condiciones personales de su autor justifican la imposición de una pena de prisión de 3 años".

Entre los hechos probados, la Audiencia asturiana establece que Fernández Villa utilizó, hasta 2012, el dinero del sindicato para abonar el mantenimiento, la reparación, los seguros, el carburante y las multas de dos vehículos Mitsubishi a su nombre.

También cargó los consumos del teléfono móvil del que era titular; comidas en restaurantes; y adquisición de puros, sombreros, productos dietéticos y farmacéuticos y similares, maletas, delicatesen, libros, CD, DVD, perfumes o ropa, entre otras cosas, y ello por un importe total de 417.394 euros.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba