Transparencia

El Parlamento andaluz se lleva el 'premio' al menos transparente de España

La Cámara andaluza obtiene la calificación más baja en un estudio de Transparencia Internacional sobre las prácticas de los Parlamentos autonómicos y las Cortes Generales. Todas las instituciones aprueban, con Madrid, Canarias y Castilla La-Mancha a la cabeza.

Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía.
Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía. EFE

"Los Parlamentos han evolucionado positivamente en sus niveles informativos, aunque todavía tienen asignaturas pendientes que cumplir". Esa es la principal conclusión que saca Transparencia Internacional de su segundo índice sobre la transparencia de los Parlamentos españoles (IPAR 2016), que ha presentado este martes en Madrid. La institución ha calibrado las prácticas de las 17 Cámaras autonómicas, el Congreso y el Senado en base a una serie de criterios y ha aprobado a todas, situando a la Asamblea madrileña a la cabeza en transparencia (con una nota de 100, máxima calificación posible) y al Parlamento andaluz a la cola (63'1).

El estudio ha trabajado con 80 indicadores y concluido con una nota media para el legislativo español de 82'2, bastante superior a la que arrojó el anterior, realizado en 2014 (64'1). Esta vez no hay ningún suspenso, cosa que sí ocurría hace tres años (Murcia, Canarias y Baleares quedaron por debajo del 50). El Parlamento canario ha dado un salto muy significativo, al pasar de la antepenúltima posición a la segunda. Ahora, aparecen en la cola junto a Andalucía las autonomías de Aragón (64'4) y Baleares (66'9). En lo alto de la tabla, tras la comunidad madrileña, están la citada de Canarias (98'8) y la de Castilla-La Mancha (98'1).

"Los Parlamentos van dejando de ser unas instituciones algo lejanas a los ciudadanos, descendiendo de esa cierta 'cúspide' en la que se les consideraba con sus altas tareas legislativas, para ir acercándose a los Parlamentos abiertos y más cercanos a la sociedad, que es lo que actualmente demandan los ciudadanos", recoge el informe.

Sin embargo, Transparencia Internacional hace una llamada a la autocrítica del poder legislativo. "Todo lo que no sea llegar a 100 en la calificación nos defrauda un poco. Tenían que llegar todos al 100% de transparencia, el resto es insuficiente a nuestro modo de ver y a los que deben ser los objetivos", ha declarado Jesús Lizcano, presidente de la organización en España y encargado de presentar el estudio en la Fundación Ortega-Marañón.

Las Cámaras de Aragón y Baleares acompañan a la andaluza en la cola del ránking de transparencia

Y es que, ha explicado Lizcano, antes de hacer el estudio enviaron los criterios a evaluar a todos los Parlamentos, dejando dos meses de plazo para que pudieran mejorar las deficiencias y procediendo luego a calcular la valoración final: "Nuestro objetivo es que mejoren, se acerquen al 100, no conseguir titulares negativos".

Juzgados "con benignidad"

Jesús Sánchez Lambás, también miembro de la organización que ha escudriñado las Cámaras españolas, ha sido bastante más crítico. "No son unos buenos resultados", ha indicado, porque los Parlamentos fueron advertidos de sus carencias y porque se les ha evaluado "con benignidad". De haber utilizado los "estándares de otros países de Europa", ha añadido Lambás, su nota hubiera sido sensiblemente peor. A su juicio, el resultado es "muy pobre, muy escaso", especialmente en lo referido a "la parte nuclear" del análisis: "el acceso a la información" del ciudadano. Mención aparte ha hecho para "Madrid y Canarias", que "merecen ser citados, ser alabados y ser elogiados por su esfuerzo encomiable" para fomentar la transparencia.

En cuanto a las Cortes Generales, el Senado aparece en el décimo puesto de esta clasificación -en 2014 era la tercera Cámara más transparente- y el Congreso en el 15º -cae desde la décima posición-. Entre los fallos que detecta Transparencia Internacional, destaca la ausencia de un "código ético parlamentario" en muchas de estas instituciones y que las haya que no publican "sus contratos en la plataforma de contratos del sector público".

Transparencia Internacional lamenta que muchos Parlamentos no dispongan de un "código ético" para regir la actividad de los diputados

Además, la organización echa en falta que se publiquen los gastos de viajes de los parlamentarios de forma "individualizada", como hace por ejemplo el Consejo General del Poder Judicial: diciendo "a dónde van , para qué van, lo que gastan y en qué lo gastan".

El informe se ha desarrollado en base al estudio de seis áreas de transparencia: información sobre el Parlamento en cuestión; información sobre el funcionamiento y la actividad parlamentaria; relaciones con los ciudadanos y la sociedad; transparencia en las contrataciones, convenios, obras y suministros; y derecho de acceso a la información.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba