Política

Crisis del PP cántabro: Génova expulsa a la campeona olímpica Ruth Beitia y 8 diputados

Génova convoca al expresidente Ignacio Diego y los críticos para que acepten como portavoz del Grupo Popular en la Asamblea a María José Sáenz de Buruaga, la nueva presidenta del PP en la región.

Beitia, tras lograr su medalla olímpica, se hace un selfie con Diego (corbata roja)
Beitia, tras lograr su medalla olímpica, se hace un selfie con Diego (corbata roja) Vozpópuli

La Dirección Nacional del PP citará en las próximas horas en la madrileña sede de Génova a nueve de los trece diputados del Grupo Popular en la Asamblea Regional de Cantabria, entre ellos la campeona olímpica de salto de altura Ruth Beitia, para trasladarles el ultimátum de que, o designan portavoz parlamentaria a la nueva presidenta del partido, María José Sáenz de Buruaga, o se les abrirá expediente de expulsión, según han confirmado a Vozpópuli fuentes populares.

Este martes, el coordinador nacional del PP, Fernando Martínez Maíllo, recibió al expresidente de Cantabria y diputado regional Ignacio Diego, portavoz de los rebeldes, para conminarle a que pusiera fin a un pulso que tiene su origen en el reciente congreso regional donde Buruaga le derrotó en primarias. Pero Diego trasladó a Maíllo que los nueve se mantienen firmes en su decisión de apoyar la continuidad del actual portavoz, Eduardo Van den Eynde, porque consideran que en esas primarias hubo irregularidades.

Diego y Van del Eynde, junto a Ruth Beitia, José Manuel Igual, Mercedes Toribio, Cristina Mazas, Luis Carlos Albalá, Francisco Rodríguez Argüeso y Santiago Recio, parecen dispuestos a pasarse al Grupo de no adscritos y dejar al Grupo Popular con tan solo cuatro parlamentarios: la propia presidenta del PP, Sáenz de Buruaga, Isabel Urrutia, Ildefonso Calderón e Íñigo Fernández.

Maíllo intentó el martes en Madrid con Diego desbloquear la situación pero el expresidente cántabro se mantuvo en que la mayoría del Grupo Popular en la Asamblea no quiere a Sáenz de Buruaga como portavoz

Los díscolos remitieron el lunes a la Ejecutiva Regional una carta que llegó antes de las 14.00, la hora límite fijada por la dirección del PP cántabro para dar cumplimiento a su orden de nombrar a Sáenz de Buruaga. En ella explicaban que no aceptan la decisión de cambiar de portavoz parlamentario; y les amparan los estatutos del grupo, argumentan. Al día siguiente, martes, se produjo la reunión de Maíllo con Diego en Madrid para intentar que la situación se desbloquease, sin éxito.  

De consumarse la expulsión de los nueve y su marcha al grupo de No Adscritos, sería un desastre político para el PP porque pasará de ser primera fuerza en la Asamblea de Cantabria con 13 parlamentarios, por delante del PRC (12 diputados), PSOE (5), Podemos (3) y Ciudadanos (2), a cuarta fuerza con tan solo cuatro diputados, por detrás de los socialistas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba