Política

El Gobierno rechaza eliminar las ayudas a la educación diferenciada que pactó con Podemos

El acuerdo programático entre Sánchez e Iglesias proponía impedir la segregación por sexos en los colegios sostenidos con ayudas estatales

Celaá, tras el Consejo de Ministros del Gobierno.
Celaá, tras el Consejo de Ministros del Gobierno.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes a la ley de Educación que servirá para derogar la LOMCE. La nueva normativa –la misma que presentó hace un año y truncó el adelanto electoral– tendrá que pasar ahora por el Congreso de los Diputados.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha hecho hincapié en que "hay que avanzar eliminando la segregación por nivel socioeconómico o por cualquier otra cuestión" en los centros sostenidos con fondos públicos.

Sin embargo, el Gobierno se resiste, por ahora, a eliminar las subvenciones a la educación diferenciada por sexos que pactó con Unidas Podemos.

El acuerdo programático entre Sánchez e Iglesias proponía impedir la segregación por sexo en los colegios sostenidos con ayudas estatales, lo que volvió a poner sobre la mesa el debate entre los que están a favor y en contra de este modelo educativo.

"Promoveremos la coeducación en todo el sistema educativo, impidiendo la segregación educativa por razón de sexo en los centros sostenidos con fondos públicos", rezaba el documento de la llamada 'Coalición progresista'. "Igualmente se asegurará que todos los centros privados concertados informan al alumnado y familias de que las aportaciones son voluntarias y nunca condicionan la prestación del servicio educativo", remataba.

Ahora, Celaá ha matizado que "el proyecto de ley afirma que preferentemente se concertarán aquellos centros que no segreguen a los alumnos". Además, ha advertido que el proyecto de ley que este martes se aprueba pasará por la Cámara Baja y "recibirá las enmiendas" que los demás grupos parlamentarios consideren.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha eludido responder si la 'ley Celaá' cumple con las expectativas en Educación de Unidas Podemos. En España existen alrededor de 90 centros concertados que separan a las niñas y a los niños, una educación que para sus detractores es tachada de "segregadora".

La nueva normativa no elimina de un plumazo las ayudas a las escuelas que separa por sexo, pero advierte que no serán su prioridad. En la presentación de su reforma educativa, el Gobierno ha defendido "una educación pública de calidad, acompañada de la escuela concertada que cumple sus fines sociales".

Otras medidas de la ley 

Preguntada sobre el rol de la Alta Inspección y por la ausencia de medidas específicas para reforzar este sector ante posibles casos de adoctrinamiento de distinto signo, Celaá ha asegurado que "no es función de la Alta Inspección entrar de manera ejecutiva en los centros educativos, son las inspecciones de las comunidades autónomas las que entran a salvaguardar las normas".

Por otro lado, la ley quita peso a la asignatura de Religión, ya que no contará para nota, ni tendrá una asignatura 'espejo'. La nueva normativa da más facilidades a los alumnos para conseguir sus títulos académicos y no seguir engordando el volumen de repetidores. Todos los estudiantes cursarán una asignatura de valores cívicos y éticos.

En cuanto al castellano, la ministra de Educación ha defendido que la ley respeta absolutamente la Constitución. "Reproduce el artículo 3. La ley reclama que al final de la ESO los alumnos tendrán conocimientos y capacidades de uso del castellano y de la lengua cooficial de su comunidad autónoma", ha señalado. 

Para Celaá, el proyecto de ley presentado hoy "es la primera pieza y piedra angular de una profunda transformación del sistema educativo, ambiciosa, exigente, de largo alcance, responsable con nuestros menores y su futuro".

Y ha aprovechado para cargar contra la LOMCE, también conocida como 'ley Wert', y "los efectos negativos que ha provocado en estos años para los alumnos, los docentes, las familias y la sociedad en general". "Es una ley que ha generado segregación y que no sirve para afrontar los desafíos que tenemos por delante", considera.

Reducir el número de repetidores

Según la titular de Educación, su propuesta es "el resultado de un amplio proceso de participación y es la pieza clave de la transformación del sistema educativo, que tendrá en la educación pública su eje vertebrador, acompañada de la escuela concertada que cumple sus fines sociales".

El Gobierno presentará un modelo para la formación para la carrera docente en el plazo de un año. "Necesitamos que los egresados reúnan las cualidades más interesantes para la docencia", ha defendido. Este modelo incluye la inducción de un curso escolar para mejorar su práctica.

Otro de los objetivos es reducir de forma considerable el alto número de repetidores entre los alumnos españoles (la cifra triplica la media de la OCDE). La nueva norma especifica que si un estudiante tiene que repetir sea una decisión colegiada de todo el equipo docente. Se podrá acceder al título de Bachillerato con un suspenso (uno solo). También se eliminarán las reválidas y también los itinerarios, que implican a los alumnos decidir su camino escolar en función de las asignaturas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba