Carles Puigdemont conocía la estrategia y los principales pasos de los grupos radicales de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Eran estos mismos quienes informaban al expresident de la Generalitat de sus actuaciones, según ha adelantado El Mundo.

La Audiencia Nacional, en coordinación con la Fiscalía y la Guardia Civil, concluyen que los CDR "reportaban puntualmente" sus planes al expresident -en Waterloo, Bélgica- a través de comunicaciones telefónicas, que han sido intervenidas a los radicales.

Responsabilidad penal de Puigdemont

Por esta razón, la Audiencia Nacional está estudiando la posible responsabilidad penal del expresident catalán.

Por otro lado, tal y como se contó en Vozpópuli, el Tribunal Supremo ya activó una nueva orden de detención internacional por los delitos de sedición y malversación.