El descubrimiento de un hueso de 51000 años de antigüedad tallado por neandertales se suma a la creciente evidencia del comportamiento simbólico sofisticado de esta especie a la que hace unos años se consideraba incapaz de realizar comportamientos más complejos como los del Homo sapiens. En un trabajo publicado este lunes por el equipo de Dirk Leder y Thomas Terberger en la revista Nature Ecology & Evolution,  se describe el hallazgo de un hueso gigante de un dedo del pie de ciervo que tiene una fecha de radiocarbono de al menos 51000 años y cuyos patrones en forma de cuña pudieron tener un significado ritual para sus autores.

El hueso se encontró en la antigua entrada de la cueva de Einhornhöhle en el norte de Alemania y está grabado con un diseño de señales angulosas muy ordenadas geométricamente. El análisis microscópico y la replicación experimental sugieren que el hueso se hirvió primero para ablandarlo antes de tallarlo. El grabado de líneas individuales en un diseño en forma de cuña, aseguran los autores, no solo es indicativo de imaginación conceptual, sino que - dado que los ciervos gigantes eran raros al norte de los Alpes en aquel momento - refuerza la idea de que el grabado tenía un significado simbólico.

Hasta ahora se han encontrado numerosos ejemplos de arte y comportamiento simbólico en los primeros Homo sapiens en África y Eurasia. Sin embargo, no hay una cantidad similar de evidencias que puedan arrojar luz sobre la capacidad cognitiva de los neandertales, los parientes extintos y estrechamente relacionados de los humanos.

¿Neandertales o híbridos?

Los autores de esta investigación aseguran que este hueso grabado proporciona evidencia de que los neandertales tenían un comportamiento simbólico antes de que el Homo sapiens llegara a Europa Central. Sin embargo, en artículo de análisis publicado en la misma revista, la investigadora Silvia Bello asegura que, dada la evidencia del intercambio de genes entre los neandertales y los humanos modernos hace más de 50.000 años, “no podemos excluir un intercambio de conocimientos similarmente temprano entre las poblaciones humanas y neandertales modernas, que pueden han influido en la producción del artefacto grabado de Einhornhöhle ". 

“La capacidad de aprender, integrar la innovación en la propia cultura y adaptarse a las nuevas tecnologías y conceptos abstractos”, continúa afirmando Bello, “debe reconocerse como un elemento de complejidad conductual”, lo que le lleva a pensar que “el hueso grabado de Einhornhöhle aporta el comportamiento neandertal incluso más cerca del comportamiento moderno del Homo sapiens".

Referencia: A 51,000-year-old engraved bone reveals Neanderthals’ capacity for symbolic behaviour (Nature Ecology & Evolution) DOI 10.1038/s41559-021-01487-z