¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿La disolución de las cortes o la moción de censura? Es lo que tienen que decidir los jueces después de que Isabel Díaz Ayuso decidiese convocar elecciones y la izquierda madrileña intentase evitarlas a toda costa. Esa es la izquierda que me representa, la que es capaz de cualquier cosa con tal de evitar que se vote.

El terremoto arrancó el miércoles cuando Ciudadanos, el partido mar y montaña, decidió que esta vez le tocaba abrirse hueco en el espacio político pegando codazos a su izquierda, y organizó junto al PSOE un complot para derrocar al PP en Murcia en una moción de censura que ahora tiene pinta de no prosperar, porque a Ciudadanos a estas alturas no le votan ni sus propios diputados.

La presidenta madrileña se imaginó tumbada en el regazo de Aguado diciendo “¿Tú también, Bruto?“, y decidió cortar por lo sano. Ahí apareció Errejón, que tiene la misma suerte que tiene Pablo Iglesias de que las leyes siempre digan exactamente lo que él quiere, para realizar ‘la jugarreta’. Ahora, depende de lo que decidan los jueces, la derecha hablará de golpe de Estado o la izquierda de democracia no verdadera, porque España es tan previsible como entretenida.

Esta ha sido la semana trágica de las Isabeles, la otra ha sido Isabel II, la única mujer de 94 años que sólo usa vestidos color Lacasito. La reina, que tiene a su marido ingresado, ha visto cómo su nieto Harry y Meghan Markle acudían a Oprah Winfrey (la Ibai Llanos de los americanos) a exponer los trapos sucios de la familia y sacarse unos cuartos de paso. Más o menos como cuando Kiko Rivera y Chabelita discuten con la Pantoja y llaman a Jorge Javier.

Ha sido desgarrador escuchar cómo la multimillonaria pareja de la realeza le contaba a la multimillonaria comunicadora en una villa de lujo lo duro que ha sido vivir bajo extremas condiciones opresivas. Lo más llamativo han sido las acusaciones de racismo, cuando no existe el menor indicio de que Harry recibiese un trato distinto de la familia por su condición de pelirrojo.

“Alguien ha hecho su investigación“.

Y como en Twitter siempre hay espacio para más, hoy traigo el mejor análisis que se ha hecho de una canción de Rosalía. Cómo su talento se abrió paso en la industria de la música.