El año pasado nos enterábamos de la separación de Antonio Banderas y Melanie Griffith. A Banderas le vimos en la fiesta de Cannes tiempo después bailando con una rubia misteriosa y a Griffith, por su parte, eliminándose el tatuaje del brazo en el que pone el nombre del actor para tratar de olvidar.

Ahora, que han vendido la casa que tenían en común por 14 millones y que han firmado el divorcio, parece no haber vuelta atrás para recuperar el amor entre ellos. El domingo 9 Antonio cumple 58 años y un día más tarde, Melanie cumple 55. Este será el primer cumpleaños que no pasen juntos después de unos largos dieciocho años.

Cada uno por su lado

La última vez que se les vio juntos públicamente fue durante la graduación de su hija, Stella del Carmen. El malagueño celebrará que cumple un años más junto a su novia, Nicole Kimple, la mujer con la que se le vio en Cannes. La holandesa, a quien ha regalado un anillo hace poco, se desplazará hasta Málaga para estar con él durante la gala Starlite, tal y como cuenta LOC.

Por su parte, la neoyorquina está empezando a levantar cabeza. Se ha mudado a una lujosa mansión situada en Beverly Hills y se ha hecho muy amiga de la matriarca del clan Kardashian, Kris Jenner, con la que a menudo sale de fiesta, por lo que quizá haga un evento entre amigos para celebrarlo.

En cuanto a lo profesional, Banderas acaba de presentar su último film en Chile, Los 33. Quiere centrarse en la moda y en la tele y, de hecho, acaba de presentar un nuevo proyecto llamado Havana Quartet. Su ex mujer, aunque está más 'olvidada' que él en el mundo laboral, acaba de finalizar el rodaje de Day Out of Days, dirigida por Zoe R. Cassavetes.