Mémesis

“Me llamo Kim. Tengo cáncer terminal y necesito dinero para congelar mi cerebro”

Kim Suozzi, el día que organizó su crowdfunding
Kim Suozzi, el día que organizó su crowdfunding Kim Suozzi

…”Necesito un poco de paz para morir” Así se se expresaba Kim Suozzi, de 23 años de edad, en una petición lanzada en reddit el 17 de agosto de 2012. Quería recaudar fondos para preservar su cerebro tras su muerte. Unos meses antes fue diagnosticada con un glioblastoma multiforme en el tronco cerebral. El tumor más común y maligno de las células del sistema nervioso. Con una esperanza de vida de tan solo diez meses decidió iniciar su último deseo, la única forma de encontrar esa paz interior sin cerrar para siempre su existencia.

Kim se aferró a la posibilidad de resucitar su mente para así poder conservar sus recuerdos. El cuerpo no importaba. Dejó claro que no quería ser inmortal sino dar una oportunidad a la ciencia. Una oportunidad “que es imposible con un tarro de cenizas”. Kim era, antes de enfermar, una excelente alumna de neurociencia en la Universidad Truman State de Missouri. Sabía y conocía los límites de la ciencia:

“Soy consciente de los problemas actuales de la criónica pero tengo la esperanza de que pueda llegar a ser una solución en el futuro. Nadie sabe cuál será la tecnología disponible en 50 años [...] Hoy lo único que me hace sentir un poco más a gusto con mi segura muerte es planificar mi criopreservación para la remota posibilidad de que encuentren la manera de revivir y curar a las personas en un futuro. Hay que tener ‘fe’ en la ciencia“

La noticia causó un revuelo inmediato en toda la comunidad y muy pronto se hizo viral. Kim ya era conocida en el famoso agregador social porque tan solo unos meses antes, cuando le diagnosticaron su terrible enfermedad, había pedido consejo para su lista de “cosas que hacer antes de morir”.

Cuando Kim volvió a reddit a pedir ayuda sus padres ya le habían negado los 30.000€ que constaba la extracción, transporte y criogenización de su cerebro. Eran católicos y no estaban por la labor. ¡Perderás el alma! ¡No se puede vivir siempre! Le decían. Estaban dispuestos a pagarle unas últimas vacaciones de lujo con su novio pero no ‘podían ayudarle’ con su última voluntad. La única salida era una petición popular.

En una época en la que el crowdfunding no era todavía un sistema de financiación estandarizado la solicitud tuvo un gran éxito y al final se consiguieron los fondos necesarios. Ingenieros, científicos y algún famoso donante se sumaron a los 6.000€ conseguidos en reddit mediante donaciones populares. La “Society for Venturism”, una organización que recauda dinero para la causa (con mucho éxito), puso el resto.

Fotos que compartió Kim Suozzi durante su enfermedad.

Su novio, Josh Schisler, fue el principal apoyo y sustento de Kim mientras su vida se iba apagando. Un blog les sirvió de terapia para compartir y buscar más apoyos. Ambos soñaban con reencontrarse en un futuro incierto, cruzando sus recuerdos de nuevo en alguna fecha de un calendario imposible. ¿Recordará mi cara? ¿Nos reconoceremos? ¿Cuántos años nos llevaremos? —Se preguntaba Josh. Sabían que la idea estaba más cerca de los sueños que de la realidad. Pero el proyecto, el apoyo popular y las circunstancias se convirtieron en la mejor medicina para alcanzar la paz que Kim tanto deseaba.

Kim Suozzi murió el 17 de enero de 2013 cumpliendo los pronósticos de sus médicos y su último deseo. Dos enfermeras de Alcor estaban al acecho para iniciar el proceso de criogenización parcial. Su cuerpo, antes del rigor mortis, fue conectado a una máquina que permitía el flujo de sangre y de las sustancias químicas necesarias para evitar el edema cerebral y los trombos sanguíneos. Más tarde se sumergió en una camilla de hielo para realizar su último viaje hasta el centro.

Es misma mañana los doctores de Alcor separaron la cabeza del cuerpo. Y antes de sumergirla en nitrógeno líquido para siempre permitieron a su novio despedirse de ella.

Un excelente documental del New York Times recuerda ahora aquellos días de miedos, esperanza y despedidas. Un punto y final (o aparte) que está solo en manos de la ciencia.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba