Alberto Lardiésvozpopuli autores
Alberto Lardiés

HACIENDO ZAPPING

El amago de dimisión de Rosa María Mateo o cómo RTVE llega al esperpento

Cuando creíamos haberlo visto todo en la radiotelevisión pública, la administradora única e inimitable "pone su cargo a disposición" de Sánchez, pero sin dimitir, que es lo que prometió. 

Rosa María Mateo, en el Congreso de los Diputados
Rosa María Mateo, en el Congreso de los Diputados Europa Press

En RTVE todo es posible. Cuando creíamos haberlo visto todo en la cadena pública, con una tormenta perfecta que no cesa, esta semana se filtraba que la administradora única e inimitable, Rosa María Mateo, rubalcabista confesa, que llegó al trono para cuatro meses y lleva casi dos años, había "puesto su cargo a disposición de Pedro Sánchez". "¡Dimisión!", gritaron en unas cuantas redacciones. Pero no, era solo un amago de marcharse. Que el esperpento no pare. 

Algunos siempre habíamos pensado que "poner el cargo a disposición" era un eufemismo para hablar de una "dimisión". También creíamos, poco informados, que cuando uno decide largarse de un sitio, por ejemplo de una empresa para fichar por otra, no hay vuelta atrás, porque al jefe se le comunica la marcha, no se le pregunta si te va a dejar ir o no. Pura ingenuidad. 

Ahora que conocemos la estricta diferencia entre "dimitir" y "poner el cargo a disposición" somos más sabios y más felices. Todo gracias a la administradora plenipotenciaria que va a quedarse al frente de RTVE hasta que "la situación se desbloquee". ¿Cuándo ocurrirá eso? La situación está bloqueada y el buen desbloqueador que la desbloquee buen desbloqueador será

Hacia "el desbloqueo"

Agárrense que hay curva. Porque el desbloqueador es Sánchez. En su entrevista del pasado lunes en el prime time de la pública, que por cierto no vieron ni sus familiares, el presidente del Gobierno afirmó esto: "Nuestra voluntad es hablar con todos los grupos parlamentarios para desbloquear el nombramiento del Consejo de Administración y poner en marcha todos los retos que tiene por delante la Corporación".

Como con el lenguaje nos estamos poniendo estupendos, que diría Max Estrella, hay que tener en cuenta que Sánchez no dijo "cuanto antes" o "pronto". Tampoco marcó el cambio en RTVE como una "prioridad". Así que el ansiado "desbloqueo" puede eternizarse. O resolverse en cuatro días. Porque en la radiotelevisión que pagamos todos ya cualquier cosa puede suceder. Y más si es él quien decide. 

Un poco de memoria

No estaría de más, llegados a este punto, recordar cómo llegó Mateo al cargo. ¿Se acuerdan de aquella votación en la que el primer Gobierno de Sánchez iba a sacar adelante el cambio del consejo de administración en el Congreso tras un acuerdo con Podemos y varias formaciones nacionalistas? ¿Tienen en la memoria cómo dos diputados no identificados, pero quizás del PSOE, votaron contra lo que presuntamente iban a hacer? 

Olió a jugarreta de nuestro querido Iván Redondo para fastidiar a Podemos, si bien nadie pudo demostrarlo. El caso es que aquel lío parlamentario provocó que al final el Gobierno de Sánchez designase a una administradora única, que es un cargo imposible de explicar racionalmente. Y ahí está Mateo, una periodista a la que muchos idolatrábamos hasta que aceptó un puesto semejante por decisión del PSOE después de haber hecho campaña por el candidato de ese partido.  

Los trabajadores de la televisión pública, entre ellos quienes hacen los Informativos, insisten en reclamar que el problema se resuelva cuanto antes. La politización, la caída de audiencia y los problemas laborales siguen intactos. Mateo, que presumía de independencia y que prometió irse cuando hubiera nuevo Gobierno, solo ha llegado al amago de renuncia. Pero en Moncloa quieren que siga en su puesto. Por algo será. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba