Las hormonas pueden aumentar la producción de grasa de la piel, especialmente durante el periodo de la mujer. Por otro lado, el estrés también afecta a que nos salgan estos pequeños enemigos, así como la ingesta de alimentos con mucho azúcar.¡Queremos una solución!

¿CUÁL ES LA MEJOR PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO?

Lavarse la cara con regularidad y suavidad, eliminar cualquier rastro de maquillaje antes de hacer ejercicio y después lavarse la cara, con agua o toallitas. El fin de esto es deshacerse de la suciedad y el sudor para que los poros puedan respirar un poco más.

Esto para prevenir, pero ¿y si ya nos han aparecido? Tranquilidad que hay varias opciones:

-Ácido salicílico: ayuda a eliminar las células muertas que están obstruyendo los poros que están obstruyendo los poros de la piel.

-Peróxido de benzoilo: es anti-inflamatorio, por lo que limita la inflamación que conduce a las espinillas o pústulas.

-Cremas de vitamina A: ayudan a desconectar los poros, se desvanecen las manchas rosadas y disminuye la inflamación. Pero atención, no todo el mundo puede tolerarlas, tienes que probarlas lentamente en pequeñas cantidades. 

-Los antibióticos: tanto por vía tópica como por vía oral, pueden ser de alguna ayuda para disminuir la inflamación.

¿Conoces esas ganas tremendas de explotarlos? ¡No lo hagas! Esto dará lugar a pequeñas cicatrices y es posible que aumente la inflamación. Sólo hay un momento en el que quitarse una espinilla nos puede venir bien: cuando un punto negro esta duro. Límpiate el rostro y las manos, aprieta suavemente alrededor del punto y… Listo.

En algunas ocasiones, se relaciona la aparición de espinillas con la dieta que se esté llevando a cabo. Es relevante en algunas personas, sin embargo, tener acné no es siempre una señal de que se tiene una mala dieta o de que se está comiendo demasiado chocolate o comida basura. La genética es un factor importante en cómo reacciona nuestro cuerpo, yno a todos nos afectan las grasas o azúcares de la comidas del mismo modo.