Los conservadores de Alemania no han cumplido con el plazo que se habían fijado, con fecha límite este domingo, para resolver la disputa interna sobre quién debe ser su candidato para sustituir a la canciller, Angela Merkel, en las próximas elecciones.

Los democristianos de Merkel (CDU) y sus aliados de Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU), se han enzarzado en una lucha frenética para decidir quién será su candidato a canciller.

Miembros influyentes del bloque han presionado a los dos candidatos para que pongan fin a las disputas, por temor a que perjudiquen sus esfuerzos por conseguir un quinto mandato consecutivo en el poder en las elecciones de septiembre.

Los dos aspirantes son Armin Laschet, líder de la CDU, y Markus Soeder, el jefe más popular de la pequeña CSU. Los dos son también primeros ministros de poderosos estados alemanes, Laschet en Renania del Norte-Westfalia y Soeder en Baviera.

Ambos han mantenido conversaciones intermitentes durante la última semana con el objetivo de poner fin a la disputa antes del domingo. Pero a pesar de que ambas partes califican las conversaciones de constructivas, ninguna de ellas ha cedido.

Si no se llega a una decisión el lunes, la cuestión podría plantearse en la fracción parlamentaria del martes, y de momento ninguno de los dos bandos se han pronunciado sobre la situación.

Según fuentes de DPA, Soeder ha volado a Berlín desde Baviera a primera hora de la tarde del domingo. Más tarde, Laschet también se encontraba en la capital. Según ha podido saber la agencia alemana, los dos líderes han llegado al edificio del Bundestag el domingo por la tarde, posiblemente para una reunión conjunta, aunque dicho encuentro no ha tenido confirmación oficial por ninguna de las partes.

Armin Laschet y Markus Soeder, candidatos para sustituir a Merkel en Alemania.
Armin Laschet y Markus Soeder. Europa Press.

Si no se llega a una decisión el lunes, la cuestión podría plantearse en la fracción parlamentaria del martes, y de momento ninguno de los dos bandos se han pronunciado sobre la situación o sobre los planes a futuro.

Lucha interna en Alemania

Tradicionalmente, la CDU y la CSU presentan un candidato conjunto a la cancillería. Normalmente, Laschet, leal a Merkel, tendría asegurada la candidatura como líder de la influyente CDU.

Pero el apoyo del partido ha caído en las encuestas de opinión pública, mientras el Gobierno de Merkel lucha por gestionar la pandemia de coronavirus, lo que ha dejado un hueco para que Soeder haga de la candidatura a las elecciones una carrera política de dos hombres en pugna.

Soeder, el más atrevido de los dos rivales, es actualmente uno de los políticos más populares de Alemania, habiendo aprovechado la pandemia para afianzar su perfil más allá de su estado natal, Baviera.

Incluso cuando intercambian críticas públicamente, tanto Markus Soeder como Armin Laschet han subrayado la necesidad de unidad entre los partidos, que han dominado el panorama político alemán de la posguerra.

Laschet cuenta con el apoyo de la mayor parte de la cúpula del partido CDU, aunque ha habido notables deserciones. Los primeros ministros de la CDU de Sajonia-Anhalt y el Sarre han dado su apoyo a Soeder, al igual que la organización conjunta de las juventudes de ambos partidos.

Salida de Merkel tras 16 años de mandato

La lucha en la alianza CDU/CSU ilustra cómo repercute en Alemania la inminente salida de Merkel tras 16 años de mandato.

No obstante, incluso cuando intercambian críticas públicamente, tanto Soeder como Laschet han subrayado la necesidad de unidad entre los partidos, que han dominado el panorama político alemán de la posguerra, ya que se enfrentan a un formidable desafío en septiembre por parte de un resurgente Partido Verde.