La canciller alemana, Angela Merkel, ha reconocido este viernes que la tercera ola de la pandemia tiene "firmemente agarrado" a su país y ha abogado por aplicar nuevas restricciones, entre ellas el toque de queda nocturno.

Merkel ha realizado estas declaraciones al intervenir en el Bundestag (cámara baja) en la primera lectura de la reforma legal que aprobó esta semana el Consejo de Ministros para limitar la capacidad de acción de los 'Länder' en la lucha contra la pandemia e imponer restricciones uniformes a partir de ciertos niveles de incidencia acumulada.

"Frenar la tercera ola"

"Debemos hacer todo lo posible para frenar y romper la tercera ola", ha agregado la canciller que dijo que estas nuevas medidas llegan tarde, pero son necesarias y están justificadas, pese a afectar de forma notable en las libertades de los ciudadanos.