Se intensifica la campaña aérea israelí sobre la Franja de Gaza. Fuentes de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han informado de que podría haber "cientos" de miembros de Hamás muertos en el bombardeo de la pasada noche sobre instalaciones del grupo palestino en la Franja de Gaza y ha concretado que se han empleado unas 500 toneladas de bombas en una operación en la que también ha sido derribado un edificio que albergaba las oficinas de medios de comunicación internacionales como Associated Press y Al Jazeera, entre otros.

En concreto, la fuente ha explicado que se han utilizado 160 aviones de combate F-16 y F-35 para bombardear durante la pasada noche el "Metro", denominación empleada para referirse al sistema de túneles utilizado por Hamás en Gaza. "Podría haber potencialmente cientos" de miembros de Hamás muertos, ha indicado la fuente, citada por DPA.

Los bombardeos han venido precedidos por un amago de lo que parecía una incursión militar terrestre israelí sobre la Franja de Gaza e incluso la cuenta oficial en Twitter del Ejército israelí ha publicado un mensaje asegurando que había militares israelíes en suelo de Gaza, lo que ha propiciado que la prensa internacional haya acusado a Israel de manipulación.

El amago de incursión ha propiciado que los combatientes de Hamás se refugiaran en los túneles, que posteriormente han sido bombardeados durante una intensa operación de unos 40 minutos. El Ejército israelí asegura que no ha sido una treta, sino un error en la comunicación, y ha subrayado que no hay ningún militar israelí en suelo.

Desde el lunes, Israel ha bombardeado más de 650 objetivos, 31 talleres de cohetes de Hamás y Yihad Islámica que han terminado destruidos, por lo que sostiene que no sostiene que Hamás no tiene ya capacidad para fabricar cohetes. El objetivo era restaurar la disuasión. "Es muy difícil atacar a objetivos que están en medio de una zona poblada, pero es la única forma de disuadir a Hamás", ha explicado la fuente militar israelí citada por DPA.

Asimismo, las FDI han compartido imágenes del ataque aéreo a la oficina del jefe de las fuerzas de seguridad de Hamás, Tawfiq Abu Naim, se usaba "para el mando y control de la infraestructura militar". No obstante, no se ha precisado si Abu Naim ha resultado afectado por el ataque.

En un último balance de sus ataques de este sábado, las FDI han señalado que durante la noche han alcanzado "un sitio de inteligencia militar, sitios de lanzamiento de cohetes y dos escuadrones terroristas".

Destruye las oficinas de AP y Gaza

Como parte de la operación, el Ejército israelí ha destruido las oficinas de varios medios de información internacionales, entre ellos la agencia de noticias Associated Press o la cadena panárabe Al Jazeera en la Franja de Gaza.

El ataque se ha realizado contra el edificio Al Yalá, uno de los más altos del enclave, que había sido despejado porque el Ejército israelí comunicó una hora antes un aviso de evacuación al dueño del edificio, Abú Husam.

La demolición del edificio, captada por las imágenes de televisión, ha sido posteriormente confirmada por la productora de Al Jazeera Liná al Safin en su cuenta de Twitter.

Minutos después, el Ejército israelí ha confirmado su responsabilidad en la destrucción del edificio. La razón, esgrime, es que la torre albergaba "activos militares" utilizados por el ala de inteligencia militar del movimiento islamista Hamás.

Así pues, el Ejército israelí acusa a Hamás de "esconderse detrás" de las oficinas de los medios de prensa en la torre de Al Yalá y "utilizar a sus inquilinos como escudos humanos".

"El grupo terrorista Hamás ubica intencionalmente sus activos militares en los corazones de la población civil en la Franja de Gaza", ha añadido en un comunicado recogido por 'The Times of Israel' en el que recuerda que advirtió a los que estaban en el edificio antes del ataque y dice que les dio tiempo suficiente para evacuar.

Al menos 139 muertos en Gaza

Al menos 139 personas han muerto y 1.050 han resultado heridas en la Franja de Gaza como consecuencia de la operación militar iniciada el lunes por Israel en respuesta al lanzamiento de cohetes por parte de las milicias palestinas, y que se ha reanudado esta mañana tras un parón después de los bombardeos nocturnos.

A primera hora de esta mañana, los tanques israelíes estacionados en la frontera dispararon decenas de proyectiles de artillería contra tierras y hogares palestinos hacia el este de la ciudad de Jan Yunis y Beit Hanun, en el sur y el norte de la Franja de Gaza, respectivamente, mientras que el Ejército israelí ha hecho sonar las alarmas una vez más en las comunidades del sur del país próximas al enclave palestino.

Ya poco después de mediodía, han comenzado a sonar las alarmas en Tel Aviv y el centro de Israel ante una "salva numerosa" de cohetes que se dirigían a la ciudad y otras zonas como Rishon Lezion, Holon, Bat Yam, Ashdod, Yavne, Rehovot, Givatayim, Petha Tikva y Kiryat Ono. Un corresponsal de la cadena Al Arabiya ha confirmado explosiones en Tel Aviv y cerca del aeropuerto de Ben Gurión.

33 niños fallecidos

Según fuentes médicas a la agencia oficial de noticias palestina Wafa, entre los fallecidos hay 33 niños y 21 mujeres. Entre los muertos se encuentra una familia de diez personas, los Abú Hatab, fallecidos por el impacto de un proyectil israelí sobre el campo de refugiados de Al Shati. Ocho de los fallecidos eran niños, y el único superviviente es un bebé rescatado de los escombros.

En respuesta a la muerte de la familia, un portavoz del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha denunciado al movimiento islamista Hamás, que controla el enclave palestino, por ocultar su arsenal en zonas residenciales y convertir a los civiles en objetivo no intencionado de los bombardeos israelíes.

"Toda la responsabilidad de las muertes de los civiles en Gaza recae sobre Hamás", ha hecho saber el portavoz en un comunicado recogido por el Canal 12 de la televisión israelí.

"Ha sido Hamás quien ha perseguido esta escalada de violencia cuando decidió atacar Jerusalén, y ha ocultado intencionadamente sus cohetes y sus arsenales, así como sus puestos de observación, en zonas residenciales", ha añadido, en lo que describió como un "crimen de guerra". "Como también lo es", apostilló, "atacar a nuestros ciudadanos para matar a cuantos más, mejor".

Diez israelíes muertos por los cohetes de Hamás

Al menos diez israelíes, entre ellos dos niños, han fallecido como consecuencia del lanzamiento de cohetes de las milicias palestinas en Gaza, uno de los últimos una mujer de 50 años que perdió la vida al caerse mientras corría a un refugio antiaéreo.

Israel ha denunciado que las milicias han lanzado unos 200 cohetes contra el sur del país durante las últimas 12 horas, la mayoría de los cuales ha sido interceptado por su sistema defensivo Cúpula de Hierro. El Ejército israelí ha cifrado en más de 2.000 los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza hacia Israel desde que estallaron los ataques el pasado lunes.