Un tribunal de Seúl ha condenado este lunes a dos años y medio de cárcel al heredero del imperio Samsung, Lee Jae-yong, en el nuevo juicio al que ha sido sometido por su participación en la trama de corrupción de la expresidenta del país Park Geun-hye.

El Alto Tribunal de Seúl decidió imponer a Lee esta pena por sobornar a la amiga de la expresidenta Choi Soon-sil, apodada la "Rasputina", dentro de una amplia red de favores que escandalizó al país y desencadenó la salida del poder y el encarcelamiento de Park.

Lee, quien estuvo presente en el veredicto, fue custodiado desde el tribunal hasta un centro de encarcelamiento, al que regresará menos de tres años después de ser liberado cuando fue anulada su sentencia anterior, según recoge la agencia local Yonhap.

Fraude contable y manipulación de precios

El empresario está siendo juzgado además por otra instancia de Seúl, por los cargos de fraude contable y manipulación de precios de activos bursátiles cometidos supuestamente durante la polémica fusión de dos compañías del grupo en 2015.