La policía francesa ha logrado, pasada la medianoche del viernes, abatir al conductor del camión que se ha llevado la vida de al menos 84 personas y ha dejado más de un centenar de heridos en Niza, Francia, creando el pánico a su paso (según testigos directos de los hechos citados por medios locales, el vehículo recorrió casi 2 km a toda velocidad hasta que se detuvo).

Además, la Policía Nacional de Francia ha confirmado que hay un operativo "en marcha" en la ciudad que durará toda la noche. "Niza: operación policial en marcha. Si viven en el perímetro (de seguridad) quédense en sus casas y sigan las instrucciones", ha informado la Policía Nacional en su cuenta oficial de Twitter.

El camión estaría repleto de armas, fusiles y granadas entre ellas, según informaciones de diarios franceses

Los agentes,a además, han instado a los habitantes de la ciudad a permanecer en su casas. De momento se desconoce la autoría de los atentados y nadie ha reinvindicado la acción. No hay rehenes ni hay personas huidas, como han informado medios locales en los primeros momentos, pero según informaciones que cita el diario galo Le Figaro, sí se habrían encontrado armas -un número indeterminado de fusiles y granadas- dentro del vehículo.

Por otra, parte, el Ministerio de Interior francés ha anunciado ya la puesta en marcha del llamado plan ORSEC, el sistema de gestión de crisis para garantizar la seguridad de los civiles en zonas atacadas por el terrorismo.

El ataque de Niza se ha producido apenas unas horas después de que el presidente Hollande anunciara que no prolongaría el estado de emergencia, en vigor en el país vecino desde los atentados del 13-N de 2015. El mismo presidente galo ha convocado este viernes una reunión de urgencia del gabinete de seguridad para analizar y recabar información del atentado.