Airbnb ha sido condenada por el Tribunal Judicial de París (Francia) a pagar ocho millones de euros por anuncios no incluidos en el registro municipal, según anunció ayer la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en su cuenta de Twitter, que destacó que esta sentencia es "una gran victoria en nuestra lucha por viviendas para todos y por la regulación del mercado de alquiler".

El caso se presentó en 2019 después de que los funcionarios encontraran 1,010 listados de anuncios para París sin los números de registro requeridos desde que se aprobó una ley en 2017, que se utilizan para asegurarse de que las propiedades no se alquilan más de 120 noches al año y que los ingresos por alquiler se declaran a las autoridades fiscales.

Por su parte, la concejal de Vivienda, Ian Brossat, en unas declaraciones a un canal privado de televisión, justificó esta regulación, teniendo en cuenta que la proliferación de alquileres en la ciudad por parte de plataformas en los últimos años se ha hecho "en detrimento de las viviendas", lo que constituye "un verdadero problema en París".

Coincidiendo con la sentencia en su contra, la plataforma de alojamiento indicó este jueves que es obligatorio que los propietarios de París demuestren que sus apartamentos han sido registrados en el ayuntamiento.

Además, Airbnb afirmó que ya lo había hecho obligatorio desde el 1 de abril para todos los nuevos anuncios lanzados en la capital y desde este jueves esa obligación se extiende a todos los propietarios que pongan a disposición toda su casa. En caso contrario, desactivará esos anuncios.