La protagonista de la semana ha sido, sin duda, María Teresa Arévalo Caraballo (Ciudad Real, 1980), después de que la abogada de Podemos, Mónica Carmona, enviara un informe al juez del 'caso Neurona' en el que denunciaba que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad,Irene Montero, la tienen contratada como niñera. Un trabajo que compatibiliza con sus labores como jefa de gabinete adjunta del Ministerio de Igualdad.

Además, Arévalo también forma parte del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, el máximo órgano del partido 'morado', en el que se encuentran nombres como Pablo Echenique, Juanma del Olmo, Isabel Serra, Alberto Rodríguez y Jaume Asens, entre otros. Y anteriormente, fue asistente parlamentaria de Podemos-En Comú Podem-En Marea durante la XI Legislatura y diputada por Albacete en el Congreso de los Diputados entre 2016 y 2019.

El asunto ha causado un gran revuelo, como no podía ser menos, y aunque Podemos ha negado la mayor, todo esto ha puesto en el punto de mira al vicepresidente, a la ministra y a Arévalo, hasta esta semana desconocida por casi todos los españoles. Hoy te contamos qué es de su faceta personal al margen de la polémica y te mostramos un vídeo que probaría el citado informe.

El pasado como panadera de María Teresa Arévalo, la 'niñera' de Iglesias y Montero

“Soy castellano-manchega nacida en Ciudad Real. Crecí y viví en el pueblo de Miguelturra hasta que me fui a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, donde me impliqué en el activismo político y estudiantil”, resume el perfil de Arévalo en la web de Podemos. Y aunque menciona que estudió Ciencias Políticas, nunca llegó a acabar la carrera universitaria. Ni esa ni ninguna otra. Sí cursó Bachillerato en el IES Campo de Calatrava, en su ciudad natal, Ciudad Real.

En su presentación, Arévalo también señala que, tras los estudios y debido a "la falta de oportunidades laborales fruto de la crisis económica", volvió a su tierra para "emprender un pequeño negocio de panadería y repostería”. Una panadería que montó con sus padres y que cerró hace años, tal y como revela El Español. La familia tenía además otra empresa de comercio al por mayor de productos alimenticios, bebidas y tabaco que tampoco fue bien.

Tras ello, se metió en Podemos y en la casa de Iglesias y Montero. Además, y debido a sus funciones como niñera, acompaña a la ministra de Igualdad allá donde va. De hecho, sale en el polémico vídeo del 32 cumpleaños de la pareja de Iglesias.

Si te fijas bien, lector, a partir del minuto 2 del vídeo, Irene entra en su despacho a buscar a su bebé, que está siendo cuidado por una mujer con el mismo peinado y ropa que luce Arévalo en el clip, minutos antes. Esto sería una prueba más de que lo que dicta la denuncia es cierto o, al menos, digno de ser investigado.

Madre, viajera y familiar

La niñera, de 40 años, tiene un hijo pequeño, pelirrojo, con quien comparte mucho tiempo de calidad. Ambos juegan, leen y van al parque, como cualquier familia. El padre de la criatura y pareja de Arévalo se mantiene en el más estricto anonimato. 

La trabajadora de Iglesias y Montero es además una gran amante de los viajes. Hace poco estuvo con su familia en Marruecos, país que le encantó y al que le gustaría volver, a juzgar por sus publicaciones en las redes sociales. También es una apasionada de la cocina y del senderismo, de lo que disfruta siempre que tiene ocasión. 

En cuanto a las artes (música, lectura...) no parece que le gusten mucho. Al respecto, llama la atención la falta de ortografía que tiene en la descripción de su perfil en Instagram, pues escribe "fui" con tilde al indicar que obtuvo el cargo de diputada. 

Poco dinero hasta entrar en política

Respecto a sus bienes, en el portal de Transparencia de Podemos aparece la declaración que hizo la exdiputada del año 2017. Entoncesm aseguraba tener una cuenta corriente con 3,36 euros yun coche por valor de 1.500 euros.

Asimismo, entre sus deudas, se le concedió un préstamo de 40.000 euros, con un saldo pendiente entonces de 33.000 euros. En el mismo portal, Arévalo aseguraba que en 2015 no había percibido ingresos de ningún tipo.

Diputada, jefa de gabinete y niñera

Arévalo Caraballo fue diputada hasta 2019, cuando se celebraron las elecciones generales del 28-A. En 2016, la candidatura llamada Unidos Podemos logró 45 diputados en la Cámara Baja y ella, un asiento en el Hemiciclo.

Sin embargo, en los comicios de 2019, los 'morados' sufrieron una caída muy significativa y sacaron sólo 35, por lo que Arévalo perdió su acta. En ese momento, concretamente el 21 de mayo, dejó de ser diputada de la formación, pero ese mismo año nació la hija menor de Iglesias y Montero, de la que cuida, según el informe, desde agosto de 2019.

Anteriormente, en enero de 2019, Montero ya la había nombrado jefa de su gabinete, cuando aún tenía un asiento en el Congreso. Así, a pesar de que el encargo a la política de cuidar a la menor era de carácter privado, la asesora lo compatibilizó al principio, reza el escrito, con su salario del grupo parlamentario.

Posteriormente, con la llegada de Podemos al Ejecutivo en 2020, Montero la convirtió en jefa de gabinete adjunta a su Ministerio y sumó su sueldo en Igualdad con el nuevo encargo de la pareja de políticos.

Asimismo, Caraballo fue colocada al frente de la Secretaría de Políticas de Cuidados, entrando asó directamente en la ejecutiva, algo que no sentó bien dentro de la formación.

Un elevado sueldo público

El sueldo de María Teresa Arévalo como diputada era de 5.335 euros brutos al mes. En la actualidad cuenta con una asignación de 51.946 euros, que podría ser mucho mayor debido a los pluses de productividad e incentivos al rendimiento que pueden recibir y que no se hacen públicos.

En fin, un tema espinoso que no deja en buen lugar ni a Iglesias ni a Montero y mucho menos a Arévalo, quien, por cierto, no se ha manifestado sobre el asunto aún.