La separación de Fabiola Martínez y Bertín Osborne fue una sorpresa. Ambos formaban un matrimonio perfecto y todos apostábamos por que envejecerían juntos. Sin embargo, las continuas peleas y el choque de caracteres de ambos acabó por dinamitar la relación.

El matrimonio, que tiene dos hijos en común, se ha separado de buen término y han asegurado que se siguen queriendo mucho tras los más de veinte años que han pasado juntos.

Ahora, cada uno enfrenta la vida en solitario, y mientras Bertín tiene que salir al paso de informaciones sobre la presunta existencia de un hijo secreto, ella ha recuperado su juventud de pronto, pues ha decidido estudiar en la universidad y ha vuelto a ponerse los apellidos de soltera.

Fabiola rejuvenece: vuelve a la universidad

Fabiola, como ha dicho en repetidas ocasiones, guarda un bello recuerdo de su matrimonio, pero al final en la vida todo acaba y hay que saber seguir. Y en eso está ella. Tras la confirmación de la separación, la venezolana ha querido recuperar sus apellidos de soltera en las redes sociales, donde ha pasado de llamarse "fabiolaosborne_" a "fabiolamartinezb_".

Además, ha decidido volver a la universidad, tal y como anunció a comienzos de año. Fabiola se ha matriculado en un máster de doble titulación en la Escuela de Negocios Europea de Barcelona. Lo estña cursando, obviamente, online.

Según la revista Semana, se trata de un MBA de Administración y Dirección de empresas que se combina con un máster en Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística. Si no surge ningún contratiempo, la ex de Bertín adquirirá la titulación en dos años.

Una nueva vida muy apacible

Fabiola quiere ampliar sus estudios y conocimientos para mejorar en su trabajo en la Fundación Bertín Osborne, dedicada al apoyo de personas con lesiones cerebrales y a sus familias. “Aplicaré todos estos conocimientos a la Fundación de la que soy presidenta. Además, pronto presentaremos un nuevo proyecto, una plataforma online”, ha revelado a la citada revista.

Así, a partir de ahora, la vida de Fabiola girará en torno a este máster, al cuidado de sus dos hijos, que viven con ella en Madrid, Kike y Carlos, y a la Fundación. Veremos si también acaba sacando tiempo para los amores, aunque, visto lo visto, no parece ser ahora ni mucho menos su deseo.