“¿Sí, dígame?” Al otro lado del teléfono habla José Coronado. Pero podría ser Sherlock Holmes, o Drácula, porque tienen voces muy parecidas; o, mejor dicho, idénticas. Y es que desde que el actor español ha empezado a prestar su voz a los grandes personajes de la literatura en el marco de un proyecto de Audible – la firma de audiobooks y podcasts de Amazon con más de 90.000 títulos en catálogo y un sinfín de contenidos exclusivos– cuesta imaginarse al conde de las tinieblas sin la voz cálida de Coronado, o al mismo Coronado sin colmillos largos o sin el fiel Watson a su lado. Basta con escuchar una vez uno de los audiolibros interpretado por el actor para darse cuenta de la simbiosis perfecta que se establece entre el personaje y la voz que le insufla vida. Es la magia de la actuación que se une a la de la literatura.

¿Qué diferencia hay entre actuar para un audiolibro y para el cine o el teatro?
La principal diferencia, y la más obvia, es que no tienes el auxilio del cuerpo y de la gestualidad, con lo cual, en cierto sentido, es más difícil. Es tu voz la que llega directamente al cerebro del oyente y se convierte en una materia intangible que alienta su imaginación. Para mí ha sido una experiencia maravillosa.

¿Qué relación tiene con la lectura?
He sido un lector empedernido hasta los 40 años; luego la vorágine del trabajo me ha obligado a bajar el ritmo. Por suerte, ahora se está difundiendo el audiolibro, que permite relacionarse con la literatura incluso haciendo otras tareas: solo tienes que cerrar los ojos y dejarte llevar. Al fin y al cabo, no hay mucha diferencia entre el formato audio y el libro de papel: ambos tienen la capacidad de avivar y excitar la fantasía, lo cual es imprescindible en estos tiempos de confinamiento.

Hablando de confinamiento, ¿cómo está viviendo la pandemia?
He de decir que personalmente no la estoy viviendo mal. Para mí ha sido una ocasión para descansar, parar, reflexionar, aunque me doy cuenta de que la mía es una situación privilegiada. Más allá de la tragedia general, me da mucha pena ver cómo esto está afectando a los jóvenes, a su libertad, y al mundo de la cultura y del teatro, que, como otros sectores, está padeciendo el peso de las restricciones. Estamos desde luego en un momento de cambio: el mundo del futuro será más impersonal, más gris, y esta perspectiva me parte el alma.

De momento, ha prestado su voz a Drácula y a Sherlock Holmes. ¿Qué personaje le ha gustado más?
Son personajes diferentes. Como narrador he disfrutado más de Sherlock Holmes, porque tuve que inventarme cientos de voces diferentes. El Drácula de Bram Stoker, al ser una novela epistolar, me ha dejado menos margen para juegos y florituras, aunque he podido contar con la ayuda excepcional de Sol de la Barreda, que ha dado su voz al personaje de Mina Harker.

¿Le gustaría llevar Drácula a la pantalla?
¿Por qué no? Pero la experiencia me ha ensañado que no conviene fantasear demasiado con proyectos que no estén ya encarrilados.

¿Tiene previsto algún otro audiolibro con Audible?
Sí, por supuesto. Estamos trabajando en un magnifico clásico contemporáneo: El gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald.