entrevista

Sofía Rincón, la artista a la que odian los progres: "Soy sadomasoquista y tengo esclavos sexuales"

Hablamos con la polifacética artista madrileña sobre política, su transgresora obra, su personalidad y su identidad sexual, la cual le costó asumir

Sofía Rincón es la polifacética y transgresora artista que trae de cabeza a los progres españoles y a las feministas supremacistas. A la joven madrileña, de 26 años, le gusta provocar con su arte, tanto que sacó dos videoclips alabando al 'sector facha' que se hicieron virales en 2019 y la hicieron famosa.

Hablamos con ella para conocerla mejor y saber qué opina del mundo, de la política y del BSDM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo), una práctica sexual que lleva a cabo y de la cual se ha convertido en referente en España.

Sofía Rincón: "Sólo digo que Abascal es un semental para ver rabiar a las puritanas"

Su canción más famosa es 'Like a Vox', que trata del partido de Santiago Abascal y define al político como un "semental". Algo que ha repetido en varias entrevistas posteriores ("Yo dejaba a Abascal darme patriarcado del bueno") pero que, en conversación con Vozpópuli, ha reconocido que sólo lo hace para provocar "a las puritanas".

"Lo dije por descojonarme y ver rabiar a las puritanas de turno. No se puede negar que es un hombre atractivo, pero no es mi rollo porque me evoca más una figura paternal que una sexual", nos cuenta Sofía.

"España no tiene remedio, es un país cainita y suicida"

Sofía tiene muchos amigos en la política y es una joven muy bien relacionada. Por eso no extrañó que hace un año por los pasillos del Congreso se comentara su videoclip 'Superfacha', para el que fichó al famoso afiliado de Vox Bertrand Ndongo. En la canción (buenísima) se ríe con ironía, inteligencia y gracia de lo que consideran "facha" los progres.

Ella, no obstante, no simpatiza públicamente con ningún partido en concreto: "He votado a cuatro partidos distintos a lo largo de mi vida, hasta cometí el error de ilusionarme con alguno. Al final llegué a la conclusión de que España no tiene remedio. Coincido plenamente con Reverte cuando dice que España es un país cainita y suicida".

"Tengo esclavos desde hace un par de años"

La polifacética artista, cuyos referentes son Francis Bacon, Cormac McCarthy y Paolo Sorrentino, se ha convertido en un referente en el BDSM en España. Con naturalidad acude a eventos culturales, artísticos y políticos con su esclavo de turno, y habla de ello abiertamente con todo el mundo.

En una de estas reuniones, le presentó a los invitados. El esclavo hacía todo lo que Sofía le decía, y estaba muy feliz de acatar sus órdenes. Los allí congregados alucinaron, y no es para menos, pues esta práctica sigue siendo tabú en España. 

PREGUNTA. ¿Cuándo empezaste a tener esclavos y por qué?

RESPUESTA. Tengo esclavos desde hace un par de años, quizá un poco más. Todo comenzó cuando por fin asumí mi sexualidad. Ser sadomasoquista no es algo fácil de entender, a lo largo de los años me he sentido culpable por ello, me lo negué a mi misma reprimiéndolo... Incluso traté de "convertirme" a lo vainilla. Nada de eso sirvió, ser sadomasoquista es como ser homosexual: no hay terapias de conversión y tampoco es algo malo. Simplemente hay que entender que lo eres y vivir con ello.

Tengo esclavos desde hace un par de años, quizá un poco más. Ser sadomasoquista no es algo fácil de entender

P. ¿Tienes uno solo o vas cambiando? ¿Son como tus novios? ¿O tienes esclavos y luego novios? Cuéntame un poco porque no tengo ni idea de este mundo...

R. Tengo esclavos ocasionales, con los que no tengo relaciones coitales normalmente. En mi caso tener pareja es complicado porque busco algo muy específico: poder intercambiar roles constantemente. Pero no es fácil porque tienes que dar con alguien que tenga mucho en común contigo en todos los sentidos, incluido lo sexual, con quien puedas entenderte en cosas que van mucho más allá de lo puramente cotidiano, y que encima tenga capacidad de disfrutar plenamente de ambos roles. Para algo así es necesario que ambas partes se admiren mutuamente a mucha profundidad y se sientan absolutamente comprendidos porque estas prácticas son delicadas. 

P. ¿Y también tienes esclavas?

R. No tengo atracción romántica por las mujeres... sólo puedo enamorarme de hombres, pero sí que me atraen mucho sexualmente y he tenido un par de esclavas.

El sadomasoquismo requiere sobre todo de dar y recoger estímulos psicológicos elaborados: los azotes y los fustazos son sólo la guinda del pastel

P. A un sumiso, por ejemplo, ¿puedes decirle que limpie tu casa y lo hará? 

R. Depende del perfil, del juego que haya... Hay sumisos que tienen esa fantasía en concreto (ser mayordomo, ser servicial, etc.), quizá a otro no le haga tanta gracia. Recordemos que al final todo esto son inclinaciones sexuales y son tan elaboradas y diversas como el ser humano en sí mismo. 

P. ¿Siempre tienes sexo BDSM o también te gusta el coito romántico de toda la vida?

R. A ver, el BDSM no excluye lo romántico en absoluto. De hecho, después de practicarlo, precisamente por el choque psicológico que supone, abrazas, acaricias, besas a la persona para devolverla a la realidad poco a poco. El coito "normal", por llamarlo de alguna manera, el sexo vainilla, sólo me excita si es la primera vez que lo hago con una persona y la persona en cuestión me despierta curiosidad. Fuera de eso me resulta soporífero.

El coito normal me resulta soporífero

P. Siempre hablas abiertamente del sadomasoquismo y a la gente le sorprende. ¿Crees que en España aún falta apertura de miras en el terreno sexual? 

R. Totalmente. La gente se centra en lo maquinal, en las prácticas concretas y no en el universo que rodea a estas cosas. "Todo tiene que ver con el sexo, menos el sexo", decía Óscar Wilde.

P. Y en realidad no sólo en España, el BDSM sigue siendo tabú en todo el mundo...

R. Sí, es que va a lo más íntimo de tu persona. Toca tus grandes debilidades y aún existen montones de clichés sobre lo masculino y lo femenino tanto desde la izquierda como desde la derecha. El mejor ejemplo es el de los hombres a los que les gusta que les sometan: el típico comentario que me hace todo el mundo cuando me pregunta al respecto es "normal que te guste, eres tú quien da y ellos reciben". Esto es absolutamente absurdo: para empezar, la parte dominante en el sadomasoquismo se encarga de hacer que la parte sumisa diga y haga lo que realmente desea decir y hacer. Y lejos de ser pusilánimes, el perfil de mis esclavos por lo general es de hombres que en su vida normal están sometidos a grandes cantidades de presión y que tienen un carácter duro.

De hecho, te digo más: los hombres más débiles y acomplejados que he conocido en mi vida son aquellos que van de "machos alfa". No inspiran ningún tipo de credibilidad, dominan mal (suelen tratar fatal a sus sumisos) y cualquier persona con autoestima sería incapaz de someterse a ellos porque no inspiran el menor respeto. El sadomasoquismo requiere sobre todo de dar y recoger estímulos psicológicos elaborados: los azotes y los fustazos son sólo la guinda del pastel.

El perfil de mis esclavos por lo general es de hombres que en su vida normal están sometidos a grandes cantidades de presión y que tienen un carácter duro

P. ¿Has hecho tríos u orgías? ¿En el sadomasoquismo también entra eso?

R. Sí, todo ello suele ir unido al sadomasoquismo. La aparición de terceras personas llega un punto en que es importante. En ciertas fantasías el observador es un elemento de humillación, por ejemplo.

P. ¿A qué político crees que le gusta el BDSM y por qué? 

R. Una regla fundamental de estos juegos es que si la otra persona no ha salido del armario en ese sentido no se debe de contar.

"Los pilares en mi obra son el humor, el sexo y el pesimismo"

Esta polifacética artista inauguró una exposición de arte expresionista en Murcia, a principios de año, llamada 'Plus Ultra'. La obra constaba de doce cuadros, y en uno de ellos pudimos ver a la propia Sofía eyaculando en la cara del Ché Guevara.

P. ¿En qué te inspiras para hacer tus creaciones?

R. En cualquier estímulo que me influya: libros, películas, música... El proceso creativo siempre pasa por ahí. Realmente creo que se puede encontrar inspiración en cualquier cosa. Ahora bien, hay tres pilares fundamentales en mi obra: el humor, el sexo y el pesimismo.

Aborrezco a la humanidad pero amo a los individuos

P. Te defines como artista multidisciplinar. Cuéntanos todo lo que haces y dónde te gustaría llegar con tu arte.

R. Trabajo lo visual, y dentro de eso hay muchas formas de crear, puede ser a través de cuadros, a través de escritura y a través de lo audiovisual o performance. Ahora mismo estoy tratando de encontrar aquella rama artística en la que pueda unificar todo lo que hago para poder focalizarme en cuanto de con ese "qué". Entre tanto, sigo preparando exposiciones, guiones, saco un libro en unos meses, estoy con el proyecto de Rosa de Armas... Siempre estoy trabajando.

Un comunista vomitando rencor, obra de Sofía Rincón
Un comunista vomitando rencor, obra de Sofía Rincón

P. ¿Y alguna vez te has sentido insegura con tu arte?

R. No. He visto mil fallos a muchas obras, y cuanto más tiempo pasa más fallos ves, pero es parte del proceso. Odiar lo que uno ha hecho hace años es parte fundamental de mejorar. Por eso me siento muy segura con lo que hago, porque intento hacerlo lo mejor posible, y si sale mal aprenderé de ello y me servirá en el futuro.

El arte es una carrera de fondo, no puedes tener prisa porque aprenderás hasta palmarla, de algún modo dar forma a tu obra y entender lo que quieres hacer pasa por vivir por y para el trabajo. Entre 2016 y 2017 hice veinte cortometrajes experimentales de bajo presupuesto que me sirvieron sobre todo para aprender una lección a partir del mayor fallo común que tenían todos y que me sirvió muchísimo a partir de entonces: no hay que tener miedo de tirar metraje. Parece algo tonto, pero es de lo más útil que he aprendido nunca: no hay nada peor que un libro al que le sobran páginas y nada hay más soporífero que un corto o una película a la que le sobran minutos.

No hay nada peor que un libro al que le sobran páginas y nada hay más soporífero que un corto o una película a la que le sobran minutos

P. ¿Cómo te definirías personalmente?

Bueno, un ex con el que me llevo muy bien me suele decir que la canción que mejor me define es The lady is a tramp de Frank Sinatra.

P. ¿Qué opinas del género humano?

R. Me maravilla. Creo que mi vida en cierto modo gira en torno a conocer a los seres humanos. Me encanta saber los gustos de las personas, sus inquietudes, sus miedos... Aborrezco a la humanidad pero amo a los individuos.

P. Y en cuanto a hombres o mujeres, ¿con quiénes te sientes más cómoda?

R. Hombres. Me parecen seres fascinantes y soy sumamente fetichista de lo masculino. Una camisa bien portada, un hombre que mantiene la calma o habla mientras se bebe un whisky, disparar un revólver del 46... Esas pequeñas cosas me parecen un espectáculo. Ver a un hombre trabajando o cargando con algo pesado me hace el día. Mis amigas mujeres por lo general tienen como característica común que también se suelen llevar mejor con hombres.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba