El Servicio de Información de la Guardia Civil, en colaboración con Europol, ha explotado una operación antiterrorista para detener en Madrid a un ciudadano de origen argelino que había sido considerado "un riesgo por los investigadores". El motivo: el consumo masivo de propaganda yihadista y la posesión de manuales para la confección de explosivos o el uso de armas blancas.

La operación tuvo lugar el pasado 30 de septiembre tras una investigación coordinada Juzgado Central de Instrucción nº3 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El detenido ha sido puesto a disposición judicial esta misma mañana habiendo sido decretado su ingreso en prisión provisional. La Guardia Civil considera que la acción ha servido para "prevenir la comisión de un posible ataque".

De acuerdo a las pesquisas de los investigadores, "el detenido consumía a través de internet propaganda yihadista de manera constante y contaba a su disposición con manuales operativos diseñados por Daesh orientados a la confección de artefactos y empleo de armas". La Guardia Civil afirma que había asumido "una gran identificación" con los preceptos de la organización terrorista, "así como mucho interés por armas y técnicas de lucha".

Falsificación de documentos

Los agentes también han encontrado vínculos del detenido con un entramado de falsificación de documentos de diferentes países, por lo que no descartan que haya protagonizado una "gran movilidad internacional" en los últimos años.

"A través de las diferentes hipótesis policiales planteadas inicialmente se ha sabido que la evolución de su actividad en internet ha respondido plenamente a la estrategia que DAESH desarrolla de manera destacada a través de su aparato propagandístico, habiendo conseguido radicalizar y reclutar a un gran número de voluntarios quienes, tras adquirir un gran sentimiento de pertenencia a Daesh, llegan a llevar a cabo ataques en sus países de residencia", indica la Guardia Civil.