Vox se apuntó un tanto este martes al lograr que el Pleno del Ayuntamiento Madrid diese luz verde a la retirada de las calles a los dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto en la capital.

"Vox le da al PSOE a probar de su propia medicina. ¿No queréis memoria histórica? Tomad dos tazas", celebró Santiago Abascal.

Pero la formación no quiere que la jugada se le vuelva en contra. Fuentes del partido reconocen a Vozpópuli que la iniciativa parlamentaria respondía a una "llamada de atención" a los impulsores de la nueva Ley de Memoria Democrática. Un golpe en la mesa.

La propuesta de los de Abascal fue apoyada por PP y Ciudadanos. "Nosotros siempre hemos defendido que no hay que remover el pasado en busca del enfrentamiento, si pretenden hacerlo, tienen que saber que también se puede hacer al revés y que se pueden dar mayorías que lo apoyen como ha pasado en Madrid", explican las mismas fuentes.

Instrucción a los concejales

Según ha podido saber este diario, la dirección del partido ha enviado una instrucción a sus direcciones provinciales para fijar una estrategia común en aquellos ayuntamientos donde tienen representación. No quieren que sus concejales hagan del callejero "su guerra".

"Si nuestros grupos municipales quieren proponer la retirada de algunas calles o plazas en sus localidades, primero van a tener que estudiar y justificar cada caso. Cuando esté hecho el estudio, se evaluará cada propuesta para decidir si se presenta o no", advierten.

"Nuestros concejales están preocupados de resolver las necesidades de sus localidades en plena crisis económica y sanitaria y así van a continuar", zanjan desde Madrid.

Abascal: "Quien ha formado parte de la historia de España debe estar ahí, sea Franco o Indalecio Prieto"

En una entrevista concedida a esRadio, el líder de Vox aclaró este viernes la postura del partido con respecto a la memoria histórica. "He recordado la historia del PSOE en el Congreso y en mítines con la presencia de muchos jóvenes, hemos combatido la ley de la memoria histórica, que está en la base del ataque a nuestra convivencia", reconoció.

"A mí no me van a obligar a condenar a mi abuelo ni voy a obligar a condenar a otros el suyo. En Madrid conseguimos que se retiraran las calles de Largo Caballero e Indalecio Prieto. Y es algo que en términos generales no me gusta porque quien ha formado parte de la historia de España debe estar ahí, sea Franco o Indalecio Prieto", insistió.

No deberíamos entrar en la guerra de quitar calles, insiste Abascal, pero si la izquierda nos viene con una ley de memoria totalitaria, no vamos a estar con la mano tendida ante el que nos quiere ilegalizar y meter en la cárcel. "Si se atreven con el Rey, imagínate con nosotros", advirtió Abascal.