La Manada

Así es el voto particular que pide absolver a 'La Manada': "Desinhibición total en un ambiente de jolgorio"

El magistrado del tribunal de la Audiencia Provincial de Navarra Ricardo González pide la absolución de todos los acusados

Palacio de la Justicia de Navarra.
Palacio de la Justicia de Navarra. EFE

Uno de los tres magistrados del tribunal de la Audiencia Provincial de Navarra que ha condenado a 'La Manada' ha emitido un voto particular contrario a la sentencia de sus compañeros. En él, sostiene que no hubo agresión sexual y tampoco abuso sexual (como se determina en el fallo de este jueves). "No puede calificarse como agresión o abuso en función de si la mujer la disfruta o no", señala. Entre otros argumentos, subraya que la joven afirmó "sin reticencias que no se resistió, ni intentó huir de ninguna manera"; asegura que no vio, ni en los vídeos ni en las fotos, "miedo atroz" alguno por parte de la joven; que se percibe "un ambiente de jolgorio"; y además destaca el hecho de que la denunciante fuese "capaz de mantener su actividad en redes sociales". Por todo ello, pide la absolución de estos cargos de todos los acusados.

El fallo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra dictado este jueves ha contado con este voto particular, discrepante, de Ricardo González. En el escrito, el magistrado aboga por la absolución de los cinco jóvenes de los delitos de agresión sexual, delito contra la intimidad y robo con intimidación. Solo pide condena para uno de los acusados, A.M.G., "como responsable en concepto de autor de un delito leve de hurto", por el caso del móvil de la joven. 

"Con el máximo respeto que me merece la opinión mayoritaria de este Tribunal, me veo en la obligación de mostrar mi discrepancia", subraya el magistrado en el texto antes de extenderse en su argumentación de 237 folios (de la página 134 a la 370).

El letrado se aparta de la sentencia de sus compañeros de tribunal no solo porque no coincida con la decisión, sino porque considera que los otros dos magistrados caen en un "sesgo voluntarista para poder justificar mejor su decisión de condenar a los acusados por un delito de abusos sexuales". 

"Ambiente de jolgorio"

González asegura que no puede compartir el tratamiento que la sentencia de los otros dos magistrados da a la intervención pericial sobre el contenido de algunos de los vídeos. Sostiene que no aprecia "ni en los vídeos ni en las fotografías examinadas, ese miedo atroz que ha indicado (la denunciante) como presupuesto para valorar una posible reacción de pasividad".

A su juicio, una relación sexual "no puede calificarse como agresión o abuso en función de si la mujer (o el hombre) la disfruta o no físicamente". El magistrado considera que es posible que la "mujer llegue a experimentar 'excitación' o 'placer' meramente físico" durante una "verdadera agresión sexual". De ahí que no pueda entender "qué se pretende poniendo tanto énfasis en esa falta de goce o disfrute que dicen apreciar" en la víctima.

No puede calificarse como agresión o abuso en función de si la mujer (o el hombre) la disfruta o no físicamente"

En este caso, apunta luego el magistrado, el hecho de que los acusados "interpretaran que la denunciante consentía las relaciones que mantuvieron es algo que también puede admitirse como razonable, valorando la propia declaración de aquella y lo que resulta de los vídeos y fotografías que ya se han valorado". 

No apreció en los vídeos "cosa distinta a una cruda y desinhibida relación sexual, mantenida entre cinco varones y una mujer

De hecho, el magistrado asegura que no aprecia en los vídeos "cosa distinta a una cruda y desinhibidarelación sexual, mantenida entre cinco varones y una mujer, en un entorno sórdido, cutre e inhóspito y en la que ninguno de ellos (tampoco la mujer) muestra el más mínimo signo de pudor".

Afirma, sin embargo, que sí denota "una desinhibicióntotal y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos", aunque admite que sí hay "menor actividad y expresividad en la denunciante".

El magistrado denota "una desinhibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos"

Entre otras cosas, González asegura que a la víctima "no le taparon continuamente la boca, sino que le acercaron la mano abierta a la boca en simple gesto de silencio cuando entraban al portal (algo por otro lado perfectamente lógico si consideramos que los seis estaban entrando de madrugada en un edificio privado que les resultaba absolutamente ajeno a todos ellos, al margen de cuales fueran las intenciones que llevaran)".

Según el magistrado, "no puede establecerse 'a priori' que una joven con edad más cercana a los 19 que a los 18 años e iniciada en las relaciones sexuales a los 16, no esté dotada de suficiente madurez personal como para decidir las relaciones sexuales que quiera mantener". Especialmente, añade, en "una sociedad como la actual" en la que la gente ha alcanzado un "considerable grado de libertad para autodeterminarse sexualmente".

"No padece estrés postraumático"

Sobre el informe de los peritos forenses, el magistrado considera que "resulta parco en todo su desarrollo, poco argumentado en muchos aspectos". Asimismo, sostiene que carece de apoyo objetivo, porque "la omisión de los resultados impide el debido contraste y razonada valoración". De ahí, argumenta, que encuentre "una razón más" para apartarse de la valoración que realiza la sentencia mayoritaria.

Para González, la parte "más relevante" de las pruebas periciales es la relativa al diagnóstico de un trastorno de estrés postraumático (en adelante TEPT) en la denunciante. El magistrado destaca el contraste de ambos informes (aunque ambos recogen conclusiones diferentes) y asegura que "los dos conducen, como conclusión más razonable, a estimar que la denunciante no ha padecido TEPT alguno (o, al menos, no se ha probado más allá de toda duda razonable)".

Los dos (informes) conducen, como conclusión más razonable, a estimar que la denunciante no ha padecido trastorno de estrés postraumático"

En su voto particular, el magistrado destaca el hecho de que la denunciante "fuera capaz de mantener su actividad en las redes sociales, de salir con sus amigos y de disfrutar de vacaciones durante todo el verano de 2016 y no se viera en la necesidad de solicitar ni seguir ningún tratamiento, ni psicológico, ni farmacológico".

Cabe recordar que, durante el juicio, los abogados de la defensa presentaron un informe de seguimiento en las redes sociales de la joven. Aunque dicho informe fue aceptado como prueba por el tribunal de la audiencia, el abogado de uno de los acusados lo retiró posteriormente.

El magistrado destaca el hecho de que la denunciante "fuera capaz de mantener su actividad en las redes sociales, de salir con sus amigos y de disfrutar de vacaciones y no se viera en la necesidad de solicitar ni seguir ningún tratamiento"

Ahora, el magistrado González cuestiona en su escrito la solicitud de indemnización por parte de la víctima por una cuantía de 250.000 euros. "No puede negarse que, en el ejercicio -también legítimo- de la acusación particular, la propia denunciante está reclamando para sí la cantidad de 250.000€, suma absolutamente desorbitada, y que por ello resulta exigible la acreditación rigurosa del perjuicio que se pretende reparar con ella", asegura el juez.

"Sus recuerdos están confusos"

En el escrito, González también pone en duda parte del testimonio de la víctima al considerar que "todos sus recuerdos están confusos y en lo que se puede constatar resultan, además, muchas veces equivocados", en contra de lo que opinan sus otros dos compañeros. 

"Su novedosa versión, en definitiva, contradice frontalmente su denuncia inicial, ratificada al día siguiente a presencia judicial", añade en el documento.

En contra, el magistrado destaca que los cinco acusados "han mantenido en esencia la misma y concordante versión", tanto en la declaración indagatoria como en el plenario. Asimismo, agrega, que "al contrario de lo que sucede con la declaración de la denunciante, la prueba practicada corrobora lo declarado por los acusados".

Condena para AMG

Tras su exposición de motivos en el voto particular de 237 folios, González considera que la condena emitida este jueves es "sorpresiva" y "vulnera las exigencias de un juicio justo".

En su voto particular, el magistrado solo pide una condena para A.M.G "como responsable en concepto de autor de un delito leve de hurto". Solicita, a su vez, que este acusado se haga cargo de las penas procesales relacionadas con la condena por dicho delito, excluidas las de las acusaciones populares. 



Volver arriba