A tres semanas de las vacaciones de Semana Santa, los distintos posicionamientos de las comunidades autónomas con respecto a las restricciones de movilidad han distanciado de nuevo a varios gobiernos regionales, y han enfrentado, una vez más, a los gobiernos valenciano y madrileño.

Mientras que el ministerio de Sanidad plantea que las limitaciones a la movilidad entre regiones se mantengan hasta después de la Semana Santa, ante el temor de que una desescalada excesivamente rápida pueda dar inicio a una cuarta ola en las próximas semanas. Varias comunidades se han desmarcado de esta medida, y Madrid, Extremadura, Canarias y Baleares se han mostrado a favor de abrir las puertas a los viajes entre las distintas regiones.

Al mismo tiempo, algunos barones socialistas como Ximo Puig apuestan por mantener un cierre perimetral para evitar que se repita una nueva oleada de contagios como en las últimas Navidades. Y el gobierno regional castellano manchego ha pedido "responsabilidad" a Madrid. "Mientras la comunidad vecina de Madrid tenga el triple de incidencia acumulada, Castilla-La Mancha tendrá el perímetro cerrado por responsabilidad de sus vecinos castellano-manchegos", señaló la portavoz de los socialistas en el Parlamento autonómico, Ana Isabel Abengózar.

A pesar de que la tendencia de los datos sigue siendo favorable, los técnicos de Sanidad recalcan que es necesario controlar al máximo la transmisión del virus y coger ritmo en el proceso de vacunación. En las últimas 24 horas se han confirmado 2.662 casos, 1.058 de ellos en Madrid, y se han notificado 192 muertes. Esta es la postura actual de cada Comunidad Autónoma.

Prudencia y temor a una cuarta ola

  • Andalucía

El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, opta por la prudencia en la desescalada de restricciones ante la expansión de la variante británica y la "fase de meseta" que tiene actualmente la curva de contagios: "Una apertura rápida nos puede llevar luego a un paro en seco", advirtió este martes.

  • Aragón

El gobierno de Aragón no ha descartado el cierre perimetral, aunque todavía no ha anunciado ninguna decisión firme y esperará a ver la evolución de la pandemia para tomar una decisión.

  • Asturias

El presidente del Principado de Asturias, el socialista Adrián Barbón, se mostró tajante con respecto a una posible excepción para las vacaciones: "No va a haber Semana Santa", sentenció hace unas semanas. "Aquí que se olvide la gente de visitas, de fiesta, de que vayamos a permitir aglomeraciones o de que vayamos a relajar medidas horarias o de hostelería", recalcó este martes.

  • Baleares

Para las islas Canarias y Baleares, el Gobierno estudia establecer unos corredores turísticos que faciliten cierto flujo de turistas. El govern balear opta por no aplicar un cierre perimetral a sus islas pero aprobar medidas para los viajeros.

  • Canarias

El gobierno canario también ha comunicado su deseo de mantener abiertas sus fronteras, aunque seguirá exigiendo a los turistas españoles una PCR negativa.

  • Cantabria

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, apuesta por poder abrir las fronteras de todas las comunidades si hay una incidencia acumulada inferior a 50 casos por 100.000 habitantes.

  • Castilla - La Mancha

La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha pedido este miércoles a la Comunidad de Madrid que, con vistas a la Semana Santa, se mantenga una perimetración que evite la salida de ciudadanos de aquellas comunidades que tienen una incidencia más alta a otras con una positividad más baja, porque si no se hace así, se pueden complicar los datos de incidencia del coronavirus y "eso tiene un coste en vidas". La región apuesta por la aplicación de un plan nacional

  • Castilla y León

La postura del gobierno regional es mantener el actual cierre perimetral, y como en el caso de Castilla-La Mancha opta porque se aplique un criterio a nivel nacional.

  • Cataluña

La portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó, anunció este martes que por el momento no han tomado ninguna decisión y que estarán pendientes de la evolución de la pandemia pata decidir si abrir sus fronteras durante las vacaciones.

  • Comunidad Valenciana

El presidente valenciano, Ximo Puig, ha pedida al gobierno central que mantenga el actual cierre perimetral entre comunidades para evitar una propagación de los contagios como sucedió en Navidad.

  • Extremadura

La región extremeña es una de las pocas que no ha aplicado el cierre perimetral y para las próximas vacaciones también propondrá mantener las fronteras abiertas.

  • Galicia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, de momento no se ha pronunciado y prefiere esperar a observar la evolución del virus. “Quien quiera hacer predicciones es que no conoce el funcionamiento del virus”, señaló la semana pasada.

  • Comunidad de Madrid

Como en el caso extremeño, Madrid no tiene activados el cierre perimetral, pero por el momento, el gobierno regional no se ha pronunciado con respecto a Semana Santa, aunque todo apunta a que apostará por la apertura. “Lo que hacemos es conjugar la salud y la vida. El motor económico de Madrid no puede pararse y debe buscar medidas sensatas y equilibradas que conjuguen ambas cosas. Veremos cómo evoluciona la situación para proteger vidas y no poner aún más en peligro nuestra maltrecha economía”, señaló este martes la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

  • Murcia

El gobierno de Fernando López Miras no es partidario de reabrir las fronteras, y el propio presidente aseguró este martes que  "no será una Semana Santa normal, tendrá que requerir restricciones para no repetir lo que pasó con el verano y la Navidad".

  • País Vasco

El gobierno vasco tampoco se muestra partidario de reabrir sus fronteras. "Se me hace muy difícil pensar en Semana Santa, se me hace muy prematuro pensar en nada que pueda favorecer la movilidad indiscriminada", señaló esta semana el lehendakari. Iñigo Urkullu.

  • La Rioja

A pesar de las mejoría de las últimas semanas el gobierno de Concha Andreu también opta por no permitir los viajes entre comunidades.