El Comité Federal del PSOE ha dado su visto bueno este sábado al calendario para celebrar el 15, 16 y 17 de octubre el 40º Congreso Federal y, antes de 2022, los regionales, en una reunión en la que el alcalde de la localidad malagueña de Cártama, Jorge Gallardo, ha sido el único que ha defendido, eso sí, de forma sutil, la necesidad de que haya cambios en Andalucía para poder ganar las próximas elecciones, según han informado a Europa Press fuentes socialistas.

De este modo, ninguno de los principales dirigentes socialistas ha cuestionado el liderazgo de la secretaria general en Andalucía, Susana Díaz, a pesar de las voces que llevan meses pidiendo una renovación. Tal y como adelantó Vozpópuli, la dirección nacional ha ofrecido a Díaz una salida pacífica, sin éxito.

Según las fuentes consultadas, el alcalde de Cártama ha abogado por apostar por la regeneración y la renovación en la federación andaluza para poder ganar las elecciones autonómicas, prevista para diciembre de 2022, aunque no ha propuesto ninguna alternativa.

La Comisión Ejecutiva Federal (CEF) defendió el pasado lunes que el PSOE afronta el proceso congresual de otoño con la intención de "reforzar mucho la tarea del partido y, por extensión, reforzar y renovar en algunos casos los liderazgos autonómicos para hacer al PSOE competitivo en todos los territorios".

La "generosidad" de Iceta

En este contexto, a lo largo del último mes algunos dirigentes 'sanchistas' han puesto de ejemplo para el congreso andaluz la "generosidad" y la "altura de miras" del líder del PSC, Miquel Iceta, con su gesto en diciembre de renunciar a liderar la candidatura de las catalanas en favor de Illa, al entender que era un mejor candidato que podía darle un vuelco a sus expectativas.

El presidente del Gobierno y secretario general, Pedro Sánchez, se ha limitado ha defender que el PSOE debe "adentrarse en un nuevo tiempo"

En su intervención inicial en abierto, el presidente del Gobierno y secretario general, Pedro Sánchez, se ha limitado ha defender que el PSOE debe "adentrarse en un nuevo tiempo" en ese 40º Congreso, aunque también se ha deshecho en halagos hacia Iceta y su generosidad, por "dejar paso", a pesar de que "tenía todo el derecho a encabezar la candidatura socialista" en las catalanas. "Esto se llama generosidad. Se llama poner al país por delante del interés personal", ha ensalzado.