"El que se quiere curar de cáncer, se cura, y el que no, se muere". Con esta polémica aseveración, el controvertido Spiriman -que en estos momentos se está sometiendo a un tratamiento oncológico- ha vuelto a liarla en las redes sociales. Miles de personas están criticando las palabras de este médico de Granada, cuyo nombre real es Jesús Candel.

"La actitud es la aliada de la evidencia científica en tratamientos muy duros", ha recalcado en su polémico mensaje, compartido en la red social Twitter: "Repito: el que quiere, consigue lo que quiere". Consciente de que podía generar críticas, Spiriman ha defendido que esa es su "forma de pensar: "El que NO quiere, no lo consigue".  

"Y si la lucha contra el cáncer con alguien, es porque en la vida no todo depende de la ciencia, sino también de la suerte", ha expuesto en un tuit: "Pero para mí, como médico y como paciente, la actitud positiva y la fuerza de la mente, son fundamentales y primordiales para vencer esta enfermedad. Siento que no lo entendáis, algunos".

https://twitter.com/spiriman/status/1315236971933908992?ref_src=twsrc%5Etfw

https://twitter.com/spiriman/status/1315236973842362370?ref_src=twsrc%5Etfw

Jesús Candel, que en este momento se enfrenta a un agresivo cáncer, por lo que recibiendo tratamiento oncológico, como publicó Vozpópuli, ha vuelto así a protagonizar su enésima polémica, tras varios años en los que bajo la apariencia de Spiriman ha arremetido contra los políticos, las administraciones y el sistema de partidos. 

Spiriman, la puntilla de Susana Díaz

Candel saltó a la fama en el año 2016, cuando puso en jaque la política de fusiones hospitalarias de la Junta de Andalucía, no solo en la provincia de Granada, sino en toda la región. Después de que Spiriman encabezara numerosas y multitudinarias manifestaciones, el PSOE -entonces en el Gobierno andaluz- se vio obligado a recular. 

La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tuvo que revertir la criticada política de fusiones hospitalarias y perdió el Gobierno autonómico tras un año de movilizaciones sanitarias lideradas por Spiriman. Finalmente, decidió llevar a Jesús Candel a los tribunales por los insultos que este profirió contra ella al llamarla "hija de puta", entre otros calificativos habituales en el vocabulario del galeno granadino.