El director de Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes), Fernando Simón, considera más seguras las manifestaciones en conmemoración del Día de la Mujer que las procesiones de Semana Santa. Así lo ha afirmado el epidemiólogo en la habitual rueda de prensa para informar sobre la evolución de la pandemia.

Para Simón "no es lo mismo estar debajo de un paso de Semana Santa de 2.000 kilos transportado por muchas personas que estar en una manifestación de 500 personas", en las que, a su juicio, la gente "se puede esparcir" y "mantener las distancias".

Con esta comparación, el epidemiólogo da por bueno el criterio de la Delegación del Gobierno en Madrid, que permitirá las marchas del 8-M siempre y cuando su aforo no supere los 500 asistentes. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, desaconsejó este miércoles asistir a las manifestaciones feministas por el riesgo de contagio.

El 8-M divide a Podemos

Las marchas feministas del 2020, celebradas pocos días antes de que Sánchez declarara el estado de alarma en España, levantaron una gran polémica. Por ello, este año, distintas delegaciones del Gobierno están revisando con carácter restrictivo las movilizaciones que quieren organizar distintos colectivos para este 8-M.

Estas manifestaciones están causando polémica incluso en el seno de Podemos, debido a que el portavoz de la formación, Pablo Echenique, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, tienen distinto criterio sobre la conveniencia de acudir a las mismas.

Echenique ha informado este jueves que, de haber manifestaciones, su partido acudirá, puesto que a su juicio en España se celebran "un montón de manifestaciones de otro tipo" en las que no se pone un foco especial ni se las cuestiona.

Por otro lado, desde el Ministerio de Igualdad contradicen al portavoz confederal y aseguran que seguirán las recomendaciones que la ministra de Sanidad dicte, ya que es la principal autoridad sanitaria.