'Caso Arandina'

La Justicia justifica la rebaja de las penas del 'caso Arandina' por la "falta de credibilidad" de la menor

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León absuelve a un exjugador y reduce la condena a otros dos porque, entre otras causas, aprecia "falta de credibilidad" en torno "al miedo" que habría desencadenado la actuación de la menor en el salón

Los tres exjugadores de la Arandina en una fotografía de diciembre de 2019
Los tres exjugadores de la Arandina en una fotografía de diciembre de 2019 Europa Press

La Sala Civil-Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León absolvió este miércoles a uno de los exjugadores de la Arandina condenado por agredir sexualmente a una menor de 15 años. También rebajó sustancialmente la pena a los otros dos, al considerar que el delito cometido fue de abusos.

Entre otras causas, la Justicia ve "contradicciones" en las versiones de la denunciante. Según la sentencia a la que ha tenido acceso Vozpópuli, el alto tribunal destaca la "falta de credibilidad en lo que respecta al miedo como factor desencadenante de la actuación de la menor en el salón". Los jueces también aprecian "la cercanía de edad y la proximidad en el grado de madurez con la menor".

El fallo ha supuesto un giro de 180 grados en el 'caso Arandina'. La resolución dictada por la Audiencia Provincial de Burgos en diciembre pasadoapuntaba a una condenade 38 años de prisión a los tres jóvenes. Por primera vez, se aplicaba la doctrina de la cooperación necesaria a un caso de violación múltiple.

Es decir, cada uno de los acusados fue condenado a 14 años como autor de la agresión cometida por él mismo y a otros 24 como cooperador de la realizada por los demás. Cabe destacar que el Código Penal elevó la edad de consentimiento sexual de los 13 a los 16 años en 2015.

Cambio de versiones

Pero ahora, según el escrito al que ha accedido este diario, los magistrados absuelven a uno de los condenados y atenúa las penas hasta los cuatro y tres años de prisión para los otros dos por varios motivos.

Los jueces esgrimen que la prueba pericial psicológica, practicada a la menor por dos psicólogas forenses y una médico forense, destaca la preocupación por su imagen, lo que, junto con su edad [acababa de cumplir 15 años], "no invita a darle credibilidad desde un punto de vista subjetivo".

Desde este mismo punto de vista, señalan, tampoco puede descartarse el móvil espurio. "Pese a sus buenas relaciones iniciales con los condenados, a partir del momento en que los hechos llegan al conocimiento de las personas cercanas a la menor y su familia, toma conciencia del escándalo", inciden.

Creen que pudo ser el miedo a la reacción de sus padres lo que la llevó a modificar la versión mantenida primeramente ante sus amistades

Los magistrados valoran que la menor llegase a pensar que ha podido quedarse embarazada según el relato de sus amigas y compañeros de colegio. Por ello, creen que pudo ser el miedo a la reacción de sus padres lo que la llevó a modificar la versión mantenida primeramente ante sus amistades.

Ante sus amistades habría señalado de que todo fue sexo consentido, pero a sus padres les dijo que había sido intimidada contra su voluntad, lo que motivó la denuncia.

"Únicamente así podría explicarse la contradicción entre esta versión inicial con la que va elaborando al recapacitar en cómo iba a ser valorada su actuación en su entorno familiar, pasando a ofrecer otra en la que, sin negar los hechos, cambia radicalmente la forma en que ocurrieron", explica el TSJ. 

El documento advierte que la joven subió al piso voluntariamente y permaneció en él junto a ellos sin abandonarlo, "tras comprobar que se habían desnudado, a pesar de que nadie hizo nada para impedirlo". Sobre la relación sexual completa con uno de ellos, estiman probado que la menor consintió mantenerla libre y voluntariamente.

Falta de credibilidad y no ven intimidación

La abundante prueba testifical practicada y recogida en la sentencia, junto con los mensajes telefónicos aportados (WhatsApp y audios), abona, de acurdo al alto tribunal, "esta falta de credibilidad en lo que respecta al miedo como factor desencadenante de la actuación de la menor en el salón".

Los magistrados apelan que en las declaraciones a sus hermanas, al día siguiente, confiesa que actuó "en parte obligada y en parte no" y que el miedo le había invadido después, cuando calibró la resonancia de los hechos en el momento en el que llegaran a conocimiento de sus padres a través de terceros.

A esta "falta de credibilidad subjetiva" los magistrados unen la dificultad de hallar un enlace mínimamente lógico entre la intimidación.

La Justicia determina que la credibilidad del testimonio de la menor, en lo que se refiere a la intimidación causada por la presencia de los tres condenados, presenta fisuras relevantes en su lógica interna, y carece de elementos periféricos que le sirvan de apoyo, lo que convierte en difícilmente homologable la valoración aceptada por la Audiencia desde la lógica y la razonabilidad.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba