El profesor de Biología que asegura haber sido sancionado "por enseñar que sólo existen dos sexos" a sus alumnos de 1º de la ESO ha interpuesto una querella criminal contra la directora del instituto público de Alcalá de Henares IES Complutense donde impartía clase y contra la inspectora de Educación de la Comunidad de Madrid que le abrió el expediente.

De la mano de la Asociación de Abogados Cristianos, Jesús Barrón, que así se llama el docente, ha interpuesto una denuncia este jueves ante el Juzgado de Instrucción de Alcalá de Henares contra las dos profesionales por "posible delito de prevaricación con agravante de discriminación".

Más allá de la vía contencioso-administrativa que está abierta hasta que la Comunidad de Madrid resuelva el expediente abierto contra este profesor el pasado 31 de mayo, por el que se encuentra apartado cautelarmente de la docencia y se le ha reducido el sueldo en 600 euros al no cobrar complemento extra, Barrón ha acudido a la vía penal.

Según la querella, a la que ha tenido acceso Vozpópuli, el docente explicó a los menores una "realidad biológica"

Según la querella, a la que ha tenido acceso Vozpópuli, el docente explicó a los menores una "realidad biológica" como es la "existencia de dos sexos, hombre y mujer, con sus correspondientes cromosomas XY y XX", una enseñanza incluida dentro de la programación didáctica usual y para la que utilizó material didáctico "probado y que nunca había causado problema alguno".

El texto indica que Barrón es funcionario interino del Cuerpo de profesores de Enseñanza Secundaria de la especialidad de biología y geología y que como profesional de dicho cuerpo ha ejercido sus funciones en el IES Complutense de Alcalá de Henares. "Ha gozado siempre de la estima de sus compañeros y alumnos, habiendo sido en el ejercicio de su vocación docente un educador sin tacha", señala el escrito.

Material "probado" de Editex

El denunciante defiende que impartió clase a alumnos de 1º de ESO dentro de la programación didáctica usual, concerniente al tema Los sistemas y aparatos de los seres vertebrados (apartado 9 del tema 9). "En dicho tema se tocaron asuntos concernientes a la sexualidad humana siempre dentro de la perspectiva biológica, con un material probado y que nunca había causado problema alguno; es más, dicho material se encuentra dentro del expediente sancionador y puede ser comprobado, es de la editorial Editex", especifica la querella.

Además, el profesor defiende que el material "no solo no contiene puntos polémicos, sino que es taxativo en su defensa de la mujer y contrario al sexismo y al machismo y es respetuoso con los derechos del colectivo LGTBI".

"Lo que defiende José Luis Barrón López es la realidad biológica de la existencia de dos sexos, hombre y mujer, con sus correspondientes cromosomas XY y XX. Algo evidente y dentro de la lógica de la asignatura, sin apariencia de ideología alguna", destaca la denuncia.

La Consejería de Educación reconoce haber abierto un expediente al docente "por las denuncias de las familias"

Según relata la defensa del profesor, como resultado de la denuncia "de un alumno del que no sabemos nada, ya que el expediente no contiene aún pliego de cargo alguno", Barrón ha sido sometido a una investigación de la que se devino un Informe del Servicio de Inspección Educativa y la posterior incoación de expediente sancionador.

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid reconoció este miércoles haber abierto un expediente al docente, pero defiende que se debió a las "denuncias de las familias". "Había denuncias de las familias diciendo que no estaban de acuerdo con los apuntes que se deban en esa clase, con las enseñanzas que se producían porque consideraban que no eran acordes con el currículum de Biología", explicó el consejero Enrique Ossorio tras aclarar que el profesor no había sido expulsado ni se le había suspendido de empleo seis meses. Una versión distinta a la del denunciante.

Suspendido de empleo

Cuando sucede algo así, dijo Ossorio, la Inspección acude al centro y comprueba lo que ha pasado. A la vista de las circunstancias, la Inspección "tomó una medida cautelar que consiste en que el profesor dejo de dar clase si bien se le han mantenido sus retribuciones básicas".

Abogados Cristianos insiste en denunciar que "dentro del expediente sancionador se ha impuesto la tremenda medida cautelar de suspensión de empleo y sueldo durante seis meses, lo máximo posible".

"No se ha tenido acceso al Informe del Servicio de Inspección Educativa. No se ha tenido conocimiento de los hechos que se le imputan en la denuncia ni de quién es el denunciante. No se le ha dado plazo para hacer alegación alguna antes de la imposición de la sanción, tomándose la medida inaudita parte", señalan.

Abogados Cristianos cree que todo se ha hecho atentando al honor del expedientado y con manifiesta inquina ideológica

Y añaden en la querella que "todo se ha hecho atentando claramente al honor del expedientado, así como con manifiesta inquina ideológica, de forma sumaria y persecutoria". "Las dos querelladas han mostrado desde el comienzo una inquina evidente contra el querellante, se puede comprobar en el expediente abierto y en la medida cautelar tomada, ambos no se entienden sin una persecución ideológica de fondo", consideran.

Durante la declaración del querellado efectuada ante las querellantes -señala la querella- se realizaron preguntas impertinentes sobre temas que nada tenían que ver con el objeto del interrogatorio, preguntas exclusivamente políticas e ideológicas, además, en dicho interrogatorio la inspectora llegó a decir que si un hijo suyo estuviera en clase del querellado iría a denunciarlo a la policía.

Derecho al honor del profesor

"La imagen pública y el derecho al honor del sancionado han quedado irremediablemente dañados. Económicamente se priva a un padre de familia de su sustento, medida tremenda, y que, en caso de ser retirada, obligará a la administración a devolver todo el dinero con intereses", reza el escrito.

La defensa del profesor alega que la actuación tanto de la directora del centro como de la inspectora "ha vulnerado sus derechos constitucionales de tutela judicial efectiva, libertad de cátedra, libertad de expresión y derecho a la información".

De esta forma, considera que ambas habrían incurrido en un delito de prevaricación recogido en el artículo 404 del Código Penal con agravante de discriminación, por haber adoptado esa decisión "injusta" a sabiendas de serlo por, supuestamente, la ideología del docente.