"Solo existen dos sexos, hombre y mujer, con cromosomas XY y XX. Aunque se puedan transformar con operaciones quirúrgicas, genéticamente esas personas siempre van a seguir teniendo esos cromosomas. Es una verdad científica". Esta es una de las explicaciones que el profesor de Biología y Geología J.B.L. habría dado a sus alumnos de 1º de la ESO en una clase sobre sexualidad a finales de mayo y que le ha valido, según su testimonio para Vozpópuli, la suspensión de empleo durante seis meses por parte de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid (CAM).

"Llevo en la docencia desde el año 93, he trabajado en centros de la concertada, de la privada y de la pública. También en la Universidad. No he tenido ningún problema nunca, pero me he topado con la ideología de género y no se puede llevar la contraria al pensamiento único", denuncia.

Y añade que "voy a seguir defendiendo la verdad científica ante mis alumnos". J.B.L quiere abrir un debate en la comunidad educativa. "Quiero que se instruya en Matemáticas, en Arte, en Biología, pero quiero que se deje de adoctrinar a través de los departamentos de orientación. Muchas veces se imparten talleres dirigidos a menores con cuestiones totalmente ideológicas y sus familias no lo saben", señala. Los hechos ocurrieron en el IES Complutense de Alcalá de Henares.

Sin dar clase como "medida cautelar"

La Consejería de Educación reconoce que la Inspección Educativa le ha abierto un expediente disciplinario, pero esgrime otros motivos. Según aseguró el propio consejero Enrique Ossorio en una rueda de prensa este miércoles, "había denuncias de las familias diciendo que no estaban de acuerdo con los apuntes que se deban en esa clase, con las enseñanzas que se producían porque consideraban que no eran acordes con el currículum de Biología". El dirigente 'popular' aclaró que J.B.L. no ha sido expulsado ni se le ha suspendido de empleo seis meses.

Cuando sucede algo así, dice Ossorio, la Inspección acude al centro y comprueba lo que ha pasado. A la vista de las circunstancias, la Inspección "tomó una medida cautelar que consiste en que el profesor dejo de dar clase si bien se le han mantenido sus retribuciones básicas".

"Ahora la Inspección tiene que determinar qué es lo que ha sucedido y si han sucedido conductas sancionables o no han sucedido conductas sancionables", apostilló.

Sin embargo, el profesor apunta que, si bien ha cobrado el sueldo del mes, no habría percibido ninguno de los complementos extra, por lo que ha visto reducido su salario alrededor de 600 euros.

El profesor recurre a Abogados Cristianos

La Asociación de Abogados Cristianos, organización fundada en el año 2008 "que defiende en el ámbito jurídico los valores inspirados en el cristianismo", ha tomado cartas en el asunto. Más allá de la vía contencioso-administrativa que está abierta hasta que la Comunidad de Madrid resuelva su expediente, el profesor -de la mano de Abogados Cristianos- ha interpuesto una querella criminal contra la directora del IES Complutense y contra la inspectora que abrió el expediente por presunta prevaricación con agravante de discriminación.

Además, la asociación ha lanzado una recogida de firmas a través de su página web para pedir a la Comunidad de Madrid que vuelva a readmitir al profesor de Biología, tras, según han señalado, "ser suspendido por defender que solo existen dos sexos". La asociación sostiene que ha dicho "verdades científicas" y "evidencias biológicas". También ha pedido al consejero de Educación que destituya a la directora del centro y a la inspectora encargada que "intimidaron y discriminaron" al profesor.

"He elegido a esta asociación para que me represente porque tienen más experiencia en este tipo de casos", explica el profesor a este diario. Según la versión del docente, la apertura del expediente es el último paso de una polémica que venía de atrás.

"Cuando entré en el instituto, elegí cuatro cursos para dar clase y ser tutor de un curso de 24 alumnos. La orientadora me comentó un plan de acción tutorial a seguir y me quejé porque considero que este debe consultarse con todos los tutores y no impuesto por la dirección", afirma.

Más tarde, dice el profesor, pude comprobar cómo se impartían talleres sobre afectividad, intolerancia, sexualidad, homofobia... "Algunos los daba Cruz Roja. Todo sin avisar a los padres y sin que estuvieran al tanto", lamenta. Y se quejó. "Pedí que viniera gente a dar talleres de todas las ideologías porque siempre vienen de la misma", insiste. Según su testimonio, la dirección del centro le ofreció impartir el temario de sexualidad en la clase de Biología.

Queja de un alumno y visita de inspectora

Fue entonces cuando explicó, entre otras cosas, que solo existían dos sexos. "El género se desarrolla, no se construye", defiende. "El 28 de abril me transmitieron la queja de un alumno. Puse el temario impartido a disposición del centro. Solo quiero lo mejor para mis alumnos, no quiero que nadie esté molesto", asegura.

Según explica el profesor, el pasado 30 de abril tuvo una reunión con la inspectora educativa en presencia de la directora. "Parecía que las preguntas estaban pactadas. había algunas referentes a la clase en cuestión y otras que se sacaron de la manga. También me hicieron preguntas de corte político e ideológico que no tenían que ver con las clases. No me podía defender", asegura. Un mes después la sentencia de la Inspección era una realidad. "Me apartan de la docencia sin pruebas y ahora tengo que demostrar mi inocencia. Muchos profesores piensan lo mismo que yo, pero optan por callarse", concluye.

A diferencia de la Consejería de Educación, que asegura que las quejas de las familias son muchas, Abogados Cristianos considera que lo ocurrido es propio de una novela de Orwell, y que se debe a que la directora del centro y la inspectora encargada responden "ante la apisonadora ideológica del colectivo LGTBI".