El presidente del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, José Luis Rodríguez Álvarez, nombrado a propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez, ha destituido a dos puntales del organismo que fueron especialmente incisivos en cuestiones como los viajes del Falcon o los detalles de la crisis sanitaria de la covid.

Se trata de Esperanza Zambrano, hasta ahora directora de reclamaciones, y Javier Amorós, que fue director en funciones de la institución durante los últimos años, según informa 'El Independiente'.

Ambos eran dos pilares de Transparencia que cuestionaron las maniobras del Gobierno de coalición para tratar de evitar dar información a la ciudadanía.

Aunque su mandato fuese interino, el Consejo emitió numerosas resoluciones contrarias a los intereses del Ejecutivo y uno de los casos más polémicos fue la petición para que aclarasen el uso de medios de transporte públicos como el Falcon por parte de Sánchez.

No solo eso, también han insistido en relación a que Moncloa revelase la identidad de los miembros del comité de expertos de la 'desescalada', que facilitase los contratos sanitarios suscritos durante la pandemia, así como detalles sobre las vacaciones del jefe del Gobierno.

Primera medida destacada

Zambrano dejó de trabajar para Transparencia el pasado 8 de enero y, pese a que Amorós continúa apareciendo en la web corporativa, se espera que su marcha sea inminente.

Esta es la primera medida destacada que toma Rodríguez Álvarez como presidente, una reestructuración del organismo que se produce después de los sonados receses que el Consejo ha dado al Ejecutivo los últimos años.