El secretario general del partido, Teodoro García Egea, ha forjado un compromiso con tres de los seis diputados naranjas, Isabel Franco, Francisco Alvarez y Valle Miguélez, para votar en contra de la moción contra López Miras y mantener el pacto de gobernabilidad suscrito con el PP hace ya dos años.

El Partido Popular aseguraba a primera hora de este viernes el fracaso de la moción de censura planteada esta semana en contra del Gobierno regional del 'popular' Fernando López Miras: el secretario general de los populares había conseguido que tres de los diputados de Ciudadanos se echasen para atrás y anunciaran su voto en contra de la moción contra el presidente popular.

López Miras compareció a las 13:30 horas de este viernes junto a la vicepresidenta Isabel Franco, quien mantiene el cargo en el ejecutivo de Murcia. Vozpópuli ya adelantó esta semana que ese movimiento del presidente regional del PP, de mantener a dos consejeros naranjas en su Ejecutivo, buscaba intentar dividir a Ciudadanos ante la decisiva votación de la moción.

Tras el anuncio del PP de que había convencido a tres de los seis diputados naranjas para que no dieran su apoyo a la moción, la primera reacción del sector 'oficial' de Ciudadanos vino de la candidata a presidir el Gobierno regional junto al PSOE, Ana Martínez Vidal, quien alertó del "ataque e intento de compra y corrupción" por parte de un PP "más viejo que nunca".

García Egea se desplazó personalmente a Murcia para reconducir las negociaciones con los tres diputados naranjas. Tras sellar el apoyo a López Miras, éste firmó un decreto de reorganización del Gobierno para incluir en el Ejecutivo a los tres diputados -aunque Isabel Franco ya estaba en el anterior como vicepresidenta- que han decidido finalmente no apoyar la moción de censura que debería votarse la próxima semana en la Asamblea regional.

"Hemos cerrado un acuerdo por el que se da continuidad al pacto de Gobierno firmado hace dos años", confirmaron a Vozpópuli fuentes del PP nacional. En rueda de prensa, en la que junto a López Miras compareció la vicepresidenta Franco, el presidente murciano dio por cerrada la crisis y exigió a PSOE y la parte oficial de Ciudadanos que retirasen la moción de censura "para poder seguir dedicándonos a la lucha contra la pandemia".

Desde las filas de Vox, su presidente, Santiago Abascal, se felicitó por el acuerdo entre el PP y la mitad de los diputados naranjas en la Asamblea regional. Tras ello, inmediatamente le puso la primera tarea a López Miras: "Y ahora toca exigir al PP elecciones inmediatas en la región para que el parlamento murciano se parezca a Murcia". Vox, hay que recordar, venció en las generales en la región y ahora estaba convencido de dar el sorpasso al PP en las urnas.