El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha evitado este viernes aclarar si el plan del Ejecutivo para resolver el denominado conflicto catalán pasa por celebrar un referéndum consultivo, en base al artículo 92 de la Constitución, sobre el hipotético acuerdo que se alcance para Cataluña en la mesa de diálogo con la Generalitat.

En una comparecencia en Moncloa junto al secretario general de la ONU, António Guterres, y al ser preguntado en concreto sobre si el Gobierno contempla esa consulta, Sánchez ha respondido que esta semana en sus diferentes intervenciones ya ha dejado claro cuál es su posición, sin referirse en concreto a esa posibilidad.

A este respecto, el presidente afirmó el miércoles en el Congreso que el Gobierno nunca permitirá un referéndum de autodeterminación, pero sí defendió que es partidario de que "se vote" el acuerdo que se pueda alcanzar, y que el Ejecutivo quiere que sirva para profundizar en el autogobierno de Cataluña. No obstante, no dio más detalles.

Tampoco ha querido darlos este viernes, después de que el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, defendiera este jueves que se vote en referéndum un "gran acuerdo sobre autogobierno, financiación y participación de las comunidades autónomas en el diseño de las políticas del Estado". Y después de que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, no descartara recurrir al artículo 92.

Sánchez se ha centrado, de este modo, en defender que el Gobierno va a defender la "legalidad democrática" y pero siempre buscando construir convivencia en el "tiempo nuevo" que se ha abierto tras conceder los indultos a los organizadores del procés. "He sido bien claro. Creo que la fórmula es el diálogo dentro de la legalidad democrática y llegar a un acuerdo", ha asegurado.