"Siempre hay un plan B". Así lo reconocen en Ciudadanos después del órdago que la formación naranja ha lanzado al PP para gobernar el Ayuntamiento de Madrid. La negociación ha encallado ante la oferta de Alcaldía compartida dos años por Begoña Villacís y los dos restantes por José Luis Martínez Almeida. Los dos partidos se han dado unas horas para decidir si hay acuerdo.

La decisión no está en manos ni de Almeida ni de Villacís. Todo depende de las cúpulas nacionales de PP y Ciudadanos. Sólo Génova puede tomar una decisión de este calado. El PP tiene 15 concejales. Ciudadanos, once.

Trofeos, pero de Champions

El acuerdo de PP y Ciudadanos es nacional e implica cesiones a uno y otro lado. Ciudadanos ha entregado al PP Murcia, Castilla y León y la Comunidad de Madrid. El partido naranja va a liderar a cambio las alcaldías de Palencia y Burgos.

En Castilla-La Mancha, por ejemplo, se turnará con el PSOE en las alcaldías de Ciudad Real y Albacete gracias a su acuerdo con Emiliano García Page. Pero el partido naranja aspira a un trofeo de Champions como sería Madrid. 

Si no hay pacto, Ciudadanos estudia otras alternativas. La más obvia es la Comunidad de Madrid. No parece que la presidencia esté en juego y se da por hecho que estará en manos de Isabel Díaz Ayuso. Pero si fracasa la operación Villacís, el candidato Ignacio Aguado podría acabar exigiendo más consejerías y más peso en el Ejecutivo autonómico.

¿Una presidencia para Aguado? Es improbable, pero Ciudadanos quiere una presidencia o al menos un gran escaparate nacional en el que vender gestión y políticas concretas. El partido ha hecho su mayor apuesta por Villacís en el Ayuntamiento de la capital española.

La Alcaldía de Zaragoza

Otro plan B es la Alcaldía de Zaragoza, donde Ciudadanos no ha decantado todavía su apoyo. El acuerdo entre el PSOE y el PAR (Partido Aragonés) impide a populares y naranjas aspirar al Gobierno de Aragón, al menos de momento. 

Ciudadanos tiene dos opciones para presionar al PP en Zaragoza. Una es pactar con el PSOE, con el que suma mayoría absoluta. Y la otra es exigir la Alcaldía a los populares. En este caso necesita el apoyo de los dos ediles de Vox. El PSOE ganó las elecciones con 10 concejales. El PP obtuvo ocho y Ciudadanos, seis. 

Los populares han hecho especial hincapié en recuperar el Ayuntamiento zaragozano, que no gobiernan desde hace 16 años. Jorge Azcón aspira a ser alcalde si Génova lo permite en este complejo sudoku negociador entre PP y Ciudadanos.

El acuerdo global entre Albert Rivera y Pablo Casado debería cerrarse este viernes, antes de la constitución de los ayuntamientos de toda España el sábado.