Los magistrados de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional han confirmado la decisión del juez del 'caso Lezo', Manuel García-Castellón, de analizar "el tráfico de llamadas" del empresario Juan Miguel Villar Mir entre el 1 de abril de 2017 y el 16 de febrero de 2018 para investigar el presunto pago de 1,4 millones de euros al expresidente Ignacio González, a cambio de la adjudicación de la construcción del tren entre Móstoles y Navalcarnero, según consta en un auto de 5 de junio de 2018.

Los jueces Ángela Murillo Bordallo, Carmen Paloma González Pastor y Juan Francisco Martel Rivero, rechazan la intención de Villar Mir de que no se investiguen sus llamadas de teléfono, y lo basa en que desconoce "el porqué de su implicación en las presentes actuaciones", indica la resolución.

"No es aceptable el argumento en el que se desliza el desconocimiento del porqué el recurrente se encuentra investigado en las presentes actuaciones cuando según consta haber sido citado como investigado por la fuerza actuante desde abril de 2017, donde se le imputó los delitos de cohecho y malversación de caudales públicos", establecen los jueces.

Conoce los hechos

Los magistrados destacan, además, que Villar Mir conoce perfectamente los motivos por los que está imputado en el caso Lezo, ya que ha tenido acceso a la querella presentada contra él e incluso ha tenido la oportunidad de declarar como investigado, tanto en el procedimiento cuyo cabecilla es Ignacio González (Lezo), como en la Púnica.

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

Y también ha recurrido su imputación e incluso presentar todas las alegaciones que ha querido sobre los hechos objeto de investigación que se circunscriben: a la presunta adjudicación ilegal en el año 2007 del contrato de ejecución de las obras del tren en el tramo Navalcarnero-Móstoles a la mercantil OHL y el pago de posibles comisiones, completan en su auto los magistrados de la Sala de lo Penal.

No obstante, el auto de la Sala de lo Penal reconoce que el auto del juez es general, al mismo tiempo que hay "omisiones", por lo que tienen un "carácter abstracto".

Genérica y abstracta

En este sentido, los magistrados constatan que el auto impugnado no menciona a Villar Mir, y tampoco alude a los hechos objeto de investigación: "Limitándose a recoger, de forma genérica y abstracta la procedencia de la diligencia de investigación interesada por la Policía".

Sin embargo, los integrantes de la Sala recuerdan que el auto se remite a un informe policial, "que aparece unido al testimonio", y que según los magistrados permite completar los requisitos legales necesarios para investigar las llamadas de Villar Mir.