Los indultos a los líderes separatistas condenados por su participación en el referéndum ilegal de 2017 levantan ampollas en el seno de la Policía Nacional. El sindicato policial Jupol considera que es una "falta de respeto" hacia los agentes que "lucharon por guardar el orden constitucional" en los disturbios que se produjeron en torno al 1 de octubre de ese año y manifiesta su "repulsa" por la decisión anunciada este lunes por Pedro Sánchez y que toma forma este martes en el Consejo de Ministros.

Pablo Pérez, portavoz del sindicato, asevera que los indultos a los nueve líderes separatistas suponen una "línea roja que no se debería cruzar nunca". También recuerda a los agentes de la Policía Nacional que se desplegaron en Cataluña para hacer frente a los graves disturbios que se dieron en la región a partir de la celebración del referéndum: "Hemos sufrido muchas bajas, incluso compañeros que han pasado a la situación de jubilados, y esto no es olvida".

Desde Jupol consideran que los indultos dejan "en el olvido" a los agentes de la Policía Nacional que participaron en la Operación Copérnico y en posteriores intervenciones marcadas por las algaradas públicos. Asimismo arremeten contra la "maquinaria propagandística" del Gobierno para dar forma a los indultos de los líderes separatistas condenados.

Los policías heridos

"Es una demostración del abandono del Ejecutivo de Sánchez a los agentes", infieren desde Jupol. "Lo hemos podido ver estos días, con la decisión del Ministerio del Interior y de la Dirección General de la Policía, de jubilar a varios de los agentes heridos en estos disturbios, sin reconocerles la enfermedad en acto de servicio, provocando así un importante perjuicio económico".

Y concluyen: "Para la organización sindical, la decisión de indultar a los impulsores del proceso independentista catalán y a la vez responsables de los graves disturbios que causaron un grave problema de orden público, un ataque a la Constitución Española y dejó a cientos de agentes de la Policía Nacional lesionados, es una clara injerencia política".