Nueve indultos en un solo día... frente a un total de 18 concedidos en los seis últimos meses del año pasado. La medida de gracia a los líderes del procés condenados por el proceso soberanista catalán contrasta con las cifras de indultos tramitados y concedidos por el Gobierno de Pedro Sánchez durante el último semestre de 2020, en el que solo se otorgó la medida de gracia al 1,08% de los presos que lo solicitaron.

En ese periodo, el Ejecutivo concedió 18 indultos y denegó un total de 1.646, según el 'Informe de Indultos' del segundo semestre del año 2020 del Ministerio de Justicia, que está obligado por ley a publicar informes cada seis meses sobre la aplicación de la medida de gracia en nuestro país. Si se suman los indultos del primer semestre, en todo el año 2020 el Gobierno aplicó la medida de gracia a un total de 28 presos y denegó 2.904 peticiones. Es decir, el pasado año solo se concedió el indulto en el 0,96% de los casos.

Pero más allá de las cifras, el 'Informe de Indultos' del segundo semestre del año pasado se pueden desprender varias diferencias entre los indultos concedidos a los condenados por el procés y al resto de presos beneficiados por la medida de gracia en el último trimestre de 2020.

El 100% de los indultos concedidos en la última mitad del pasado año contaba uno o los dos informes favorables del tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal. Por el contrario, en el caso de los líderes separatistas catalanes tanto el Tribunal Supremo como la Fiscalía, e incluso la Abogacía del Estado, emitieron informes contrarios a los indultos y aún así el Gobierno de Sánchez ha decidido concederlos bajo pretexto de "responder a la profunda crisis social y política" de Cataluña.

Las penas a los separatistas, más largas y por delitos más graves

Otra diferencia notable entre los indultos a los líderes del procés y los concedidos por el Ejecutivo durante la última mitad del año pasado la encontramos en el tipo y la duración de las penas. Las penas de prisión de aquellos a los que se les concedió el indulto parcial a finales del año pasado eran menos graves y tenían un rango que abarca desde los cuatro años y nueve meses de prisión como pena máxima (por un delito de estafa y falsificación de documento mercantil) a la de cuatro meses de prisión como pena mínima (por un delito de hurto), según el informe del Ministerio de Justicia.

Por el contrario, las penas de los líderes separatistas llegan a triplicar la pena más alta de los indultados durante el último semestre de 2020. Por ejemplo, al dirigente de ERC Oriol Junqueras, que recibió la pena más alta, el Tribunal Supremo le impuso una condena de 13 años de prisión y 13 años de inhabilitación. El resto de los líderes separatistas (Jordi Turull, Raül Romeva, Jordi Cuixart, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Josep Rull) recibieron penas de entre 9 y 12 años de cárcel.

Respecto al tipo de delito cometido por los 18 indultados durante la última mitad del año pasado, diez habían cometido delitos contra el Patrimonio (dos por robo, dos por insolvencia punible, dos por estafa, tres por hurto y uno por aprobación indebida), tres habían sido condenados por delitos contra el Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, tres por delitos de descubrimiento y revelación de secretos, uno por un delito contra la Salud Pública y otro por un delito de falsedad documental. Los líderes del 'procés' lo fueron por delitos de sedición y malversación de fondos públicos.