El rapero Pablo Rivadulla Duró, más conocido como Pablo Hasel, ha informado, a través de las redes sociales, que se ha encerrado en la Universidad de Lérida tras cumplirse el pasado viernes el plazo dado por la Audiencia Nacional para que ingresara voluntariamente en prisión.

Hasel ya aseguró el pasado jueves que no acudiría voluntariamente a la cárcel para cumplir con el plazo de diez días tras condenarle a nueve meses y un día de cárcel por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

"Yo no voy a presentarme voluntariamente porque, ante una sentencia tan injusta, lo consideraría una humillación. Ya es una cuestión de dignidad no acudir por mi propio pie a prisión, así que tendrán que venir a secuestrarme allí donde me encuentre, que probablemente será en mi domicilio", dijo Hasel en una videoconferencia organizada por la eurodiputada de JxCat Clara Ponsatí.

La detención no debe producirse antes del viernes de la semana que viene, 12 de febrero, según explicó el cantante, que desconoce en qué centro penitenciario ingresará.

Así, este lunes ha utilizado su cuenta de Twitter para asegurar que "tendrán que reventarla [la puerta de la Universidad]" para detenerle y encarcelarle.

Canciones sobre los Grapo, ETA o Terra Lliure

"Si me dispersan, la reivindicación más inmediata, aparte de la puesta en libertad, va a ser que se me trasladen al centro penitenciario de mi ciudad de Lérida", aseguró Hasel.

La pena para Hasel, ratificada por el Tribunal Supremose suma a anteriores condenas al rapero, como la impuesta en 2014 también por la Audiencia Nacional a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo a causa de algunas letras de sus canciones sobre los Grapo, ETA o Terra Lliure, si bien esa pena fue entonces suspendida por el tribunal.

Hasel descartó irse de España para eludir la cárcel, como hizo Josep Miquel Arenas, alias Valtonyc, huyendo a Bélgica, donde está pendiente que la justicia resuelva la euroorden dictada contra él.

Exilio

"En cuanto al exilio, es una decisión que respeto mucho, que la medité profundamente pero decidí que en mi caso concreto (...) quedarme aquí iba a servir para dar más voz al mensaje que el Estado pretende silenciar", dijo el rapero. El cantante aseguró que no va pedir el indulto. "No voy a mendigar mi libertad ni voy a arrepentirme porque no tengo nada de lo que arrepentirme", concluyó.

La universidad pide una solución y apoya a Hasel

El consejo de dirección de la Universidad de Lleida (UdL) ha pedido “una solución rápida para el conflicto mediante el diálogo” ante el encierro del rapero Pablo Hasel para evitar su encarcelamiento.

Con relación a estos hechos, la UdL ha hecho público un comunicado en el que rechaza que "el personal y los estudiantes del edificio tengan que ver gravemente afectadas sus actividades académicas, administrativas y de servicio”.

“La libre circulación y acceso de estudiantes y trabajadores a sus puestos de estudio y trabajo es un punto innegociable que se deberá compatibilizar con el también legítimo derecho a la protesta”, explica el rectorado.

No obstante, añaden que precisamente el derecho a la protesta, “no puede resultar de ninguna manera riesgos personales, ni patrimoniales de la universidad y su gente”.

De la misma forma, reiteran su convencimiento de que este tipo de conflictos hay que resolverlos por la vía del diálogo y, por ello, emplazan a las personas encerradas a mantenerlo con los responsables de la UdL, entidad que “ni ha originado el conflicto, ni tiene ninguna atribución legal para resolverlo”.

Mientras, desde la plataforma de apoyo a Hasel han convocado una nueva concentración a las seis de esta tarde ante las puertas rectorado de la UdL para seguir con la solidaridad y apoyo al rapero.